Verano

Pequeños recuerdos de la ciudad

Verano

Verano

Pequeños recuerdos de la ciudad

José Ramón entrega a algunos turistas bolsas de La Región como recuerdo de la ciudad.
photo_cameraJosé Ramón entrega a algunos turistas bolsas de La Región como recuerdo de la ciudad.
Imanes, dedales y la artesanía son los "souvenirs" más solicitados entre los turistas en los pocos locales que se dedican a su venta.

En este mes de agosto, las calles de la ciudad se han llenado de un buen número de turistas. La Praza Maior es un punto de encuentro para muchos de ellos cada día. En su entorno pueden encontrar algunas pequeñas tiendas, que escasean, para llevarse un recuerdo de la Ciudad de As Burgas.

Una de ellas es Nikis Galicia. Atendiendo a los clientes está Patricia Gallego, quien confirma que agosto está siendo un buen mes. "Los turistas empiezan a llegar a finales de junio y se mantienen el resto del verano. Este mes de agosto está siendo una locura”, explica. En su tienda, una de las muchas que tienen a lo largo de Galicia, disponen de una sección exclusiva para turistas con La Fábrica de Nikis.

"Aquí tenemos una pequeña parte de lo que tienen de esta marca en Santiago, pero contamos con artículos exclusivos de Ourense que no se venden en ninguna otra tienda”, cuenta mientras enseña una taza made in As Burgas.

Los imanes son un recurso muy empleado por los turistas, tanto para regalar como para ellos, además de ser económico. “De lo que más nos piden aquí son los imanes y los dedales, pero también algunas cosas de artesanía hechas por Aixiña o vasos de chupito con imágenes de Ourense”, explica Ana María Fernández de la tienda que la Asociación Aixiña tiene en la Praza Maior, mientras envuelve un dedal que le acaban de comprar. A pesar de ello, echa en falta algunos productos que no se fabrican y que preguntan por ellos.

“Hay cosas que son imposibles de conseguir como una maqueta de la catedral o del Pórtico del Paraíso. Se venden bolas de agua con brujas y hórreos pero no con las Burgas o alguna otra cosa de temática propia de Ourense. Los clientes nos preguntan por ellas y no podemos ofrecerlas”, aclara Ana María mientras muestra algunas piezas artesanales hechas en Aixiña.

Los turistas gastan entre ocho y 10 euros de media en recuerdos de su paso por la ciudad

La gran variedad de objetos se amontona en estas tiendas. "Vendo bien imanes y dedales, pero tengo pins, llaveros, artesanía o paños, si se quiere abarcar todo es imposible”, cuenta José Ramón Blanco de Novedades Las Acacias, que combina la venta al turismo con la oferta de prensa diaria y hasta con la labor de ferretería.

Mientras muestra todo tipo de "souvenirs", enseña unas bolsas promocionales que el periódico La Región entregaba hace años y que él ahora regala a los turistas a modo de recuerdo de su paso por la ciudad. "A veces, cosas como esta bolsa en la que sale el Puente del Milenio y el carnaval, valen mucho para que los turistas tengan un recuerdo de la ciudad", añade.

Otros, los más nostálgicos que quieren enviar alguna postal a sus familiares, se enfrentan a un problema. Las postales sobre Ourense ya no se fabrican. “Todavía viene gente que quiere una para mandarlas, pero muchas empresas cerraron y lo que queda es lo que hay”, habla José Ramón al respecto. De su misma opinión es Carlos Guerra de Oreta Xiro: “Pecharon as fábricas pero séguense pedindo, onde hai moita afluencia non faltan as postais”. 

En contra de estas ventas juegan los bolsillos de los turistas. Desean gastar lo mínimo en recuerdos y pocos son lo que llegan a comprar sin pararse a mirar cuanto cuestan las cosas. “Ahora se gasta mucho menos que antes de la crisis, vienen e igual se gastan 10 euros en cosas pequeñas. Los extranjeros igual se llevan piezas artesanas más caras, pero son los mínimos" , explica Ana María de Aixiña.

En esta misma tesitura se encuentra Patricia: “Es fácil que se gasten 10 euros, con un camiseta ya lo hacen. Que inviertan 20 ya sería mucho; pocos son lo que no miran el precio”. Para José Ramón la situación es muy parecida y estima que los turistas, en su tienda, se gastan de media “ocho euros en cosas pequeñas y a veces hasta dicen que son caras”.