Verano

Los cinco ríos que irrigan las tierras de la provincia

Verano

5en5

Los cinco ríos que irrigan las tierras de la provincia

El Miño con su mejor complemento, el puente romano.
photo_cameraEl Miño con su mejor complemento, el puente romano.

Un río puede ser vida, muerte, fuente de reflexión o simplemente un cauce de agua. Dependerá de los ojos con que los miremos

Los ríos forman parte del valor estético del paisaje ourensano. Las metáforas con este tipo de forma hidráulica son miles. Hay quien piensa en el devenir de la vida cuando contempla las formas hidrográficas. Como decía Jorge Manrique, "Nuestras vidas son los ríos que van a dar al mar, que es el morir". En otros momentos han servido de inspiración de filosofos y pensadores.

Parafraseando a Heráclito, uno de los sabios presocráticos más famosos: "En los mismos ríos entramos y no entramos, pues somos y no somos los mismos". Cita que se ha traducido de forma incorrecta como "nunca nos bañamos dos veces en el mismo río". Al grano. Un río puede ser vida, muerte, fuente de reflexión o simplemente un cauce de agua. Dependerá de los ojos con que los miremos. 

>Sil
Una buena carta de presentación para los ríos locales puede ser el gran Sil. En sus aguas va encauzada la fuerza de esta tierra, como un viejo refrán recuerda. Nace en Peña Orniz, en el corazón de la cordiellera cantábrica, para morir en la joya de la corona ourensana, el Miño. Es precisamente de la unión de estos dos cauces de donde sale uno de los paisajes más hermosos de nuestra provincia, la Ribeira Sacra.

>Barbaña
Si bien es cierto que no resulta el río más bello, es, junto al Miño y el Lonia, el único que atraviesa la ciudad. El protagonismo, en este caso, le viene por lo mal cuidado que se encuentra. Residuos y hierbajos se adentran en el cauce a su paso por el centro urbano. Seguramente en su nacimiento, Paderne de Allariz, luzca de una forma distinta.

>Miño
El Miño se erige como el señor de los ríos no sólo de Ourense, sino de toda Galicia. Desde la sierra de Meira hasta A Guarda, este río cruza la geografía gallega como ningún otro. Sobre él se han levantado puentes, se han establecido puntos de comercio o ciudades como la nuestra. Gracias a los finitos recursos de este río disfrutamos de agua en nuestros hogares. Supone uno de los tesoros más mimados de Galicia. 

>Arnoia
Nace en Vilar de Barrio y va a desembocar en el Miño. A su paso deja vistas espectaculares en Allariz, Xunqueira de Ambía, A Merca o Celanova. Aunque los alaricanos lo conocen muy bien, puesto que su refrescante "cearrica", se encuentra en sus orillas. Uno de los lugares para aliviar el calor veraniego que nos ofrece la provincia.

>Limia
El río Limia puede presumir, entre otras cosas, de ser el único río que nace en la provincia de Ourense y desemboca directamente en el océano Atlántico, concretamente en la localidad portuguesa de Viana do Castelo, regalando a quien lo visite una imagen muy bonita.