La Región

XORNAL ESCOLAR

Buenos hábitos de los deportistas

Los buenos alumnos estudian fuera del aula; los buenos deportistas entrenan fuera del entrenamiento

Fomentar buenos hábitos deportistas desde pequeños.
Fomentar buenos hábitos deportistas desde pequeños.
Buenos hábitos de los deportistas

Son muchos y muchas los/as deportistas que practican un deporte de recreación o de competición, a nivel autonómico, nacional, internacional, en un club, escuela deportiva, centro de tecnificación, siendo al mismo tiempo estudiantes, hijos e hijas, amigos/as y personas, que luchan cada día por mejorar, por obtener un mejor rendimiento, por hacerlo lo mejor posible.  Algunos otros luchan por obtener unos resultados que les hagan sentirse realizados. Todos ellos tienen en común su gusto, ilusión y afición por la práctica deportiva, pero no todos tienen los mismos objetivos ni buscan conseguir lo mismo en su deporte.


El factor diferenciador


Lo que diferencia un buen deportista de un gran deportista, además de sus posibles condiciones físicas, son sus hábitos de entrenamiento dentro y fuera de su contexto de práctica, al igual que los buenos y no tan buenos estudiantes. Hay muchas formas de entrenar, de practicar un deporte, de aprender, mejorar y superarse cada día. No solamente se entrena durante el tiempo que dura esa práctica en la cancha, también ha de entrenarse fuera de contexto, con una serie de hábitos que ayuden a hacerlo más productivo y enriquecedor. Parte de este aprendizaje se realiza antes, durante y después del entrenamiento. 


Entrenamiento invisible


Son todas aquellas tareas, acciones y actividades diarias que se hacen fuera del entrenamiento pero que en alguna medida influyen en el rendimiento. Pongamos como ejemplo los aspectos de llevar una nutrición e hidratación adecuada, el descanso y las horas de sueño, la higiene personal, en la preparación de la ropa y material.


La cultura y el cuidado del cuerpo, nuestra herramienta 


A menudo, los buenos deportistas van al fisioterapeuta una vez tienen una dolencia, sobrecarga o molestia, pero los grandes deportistas van también para trabajar y prevenir las lesiones. Aunque otra de las acciones a veces olvidada, es la de estirar al finalizar el entrenamiento.


Entrenamiento mental


Otra parte importante y vital del rendimiento es la mente, a menudo descuidada aunque si reconocida como determinante en el día a día. Entrenar mentalmente no solamente es prepararse para una competición o aprender a controlar los nervios, va mucho más allá. Parte de este proceso está en tomar conciencia de qué hacemos y cómo lo hacemos, aprender a autocontrolar ciertas situaciones, y conseguir poco a poco una autorregulación de nuestra forma de actuar en cada momento. 

Uno de los buenos hábitos de los deportistas que trabajan en su fortaleza mental, es establecerse miniobjetivos cada día, para cada sesión de entrenamiento, pero de forma específica, para dirigir toda la atención y motivación hacia esa tarea. 

Visualizar, hacer una práctica imaginada a diario es un gran hábito que genera conciencia y aprendizaje. Verse a si mismo antes de entrenar o durante, en alguna acción o tarea, ayudar a memorizar y perfeccionar la ejecución antes de hacerlo. No sólo ayuda a concentrarse, también a ganar confianza y seguridad en si mismo.

Otro importante hábito y muy poco practicado, es tener un diario o anecdotario donde registrar y anotar aspectos básicos del entrenamiento, desde sensaciones, objetivos, estrategias, cuestiones táctico-técnicas, observaciones… Esto funciona como un Playbook, o un guión de lo que es, hace, tiene y necesita el o la deportista. 

Los/as grandes deportistas, como los grandes estudiantes, también hacen los deberes fuera del entrenamiento, y analizan videos de sus entrenamientos, de sus competiciones, como método para buscar los detalles en la mejora, no sólo para corregirse, si no para tomar conciencia, y también potenciar las fortalezas y las habilidades. 

Definitivamente, un gran hábito que marca la diferencia, es     que estos/as deportistas practicantes, aprenden a ser y funcionar como sus propios entrenadores/as: se dan instrucciones continuamente, se hablan a si mismo en positivo, se animan y refuerzan continuamente, se guían en su proceso de mejora, establecen sus objetivos y analizan sus acciones, errores y aciertos. Al mismo tiempo, se interesan y buscan nuevos recursos, preguntan, se fijan, se documentan, investigan y avanzan estudiando su propio deporte. 

Equipo: UPCD-Libredon