La Región

LA PSICÓLOGA HABLA

El primer año en el cole

Si este septiembre tu hijo empieza el colegio, ¡este artículo es para ti!

El primer año en el cole

Aún no hemos formalizado las matrículas, pero ya sabemos si están o no admitidos y en qué centro, así que  nos queda este verano para aceptar esta situación y acompañar a nuestras peques en el proceso de comprender que va a ocurrir y cómo va a ser.

Digo que debemos aceptar esta situación porque a nosotras también nos duele y nos cuesta el separarnos y ver que crecen, aunque simultáneamente es fuente de satisfacción y digámoslo… también de liberación, porque conquistamos un ratito para nosotras.


Aspectos fundamentales


Cuando hemos elegido el centro educativo nuestra atención estaba puesta en los horarios, servicio de madrugadores y clases extraescolares o ludoteca, cercanía, ratio de alumnas por clase… Ahora es interesante profundizar y conocer otros aspectos:

Proyecto Educativo y Reglamento de Régimen Interno: no hace falta que nos los sepamos de memoria, pero está bien saber que existen, que podemos solicitarlos y que en ellos debe venir especificado "TODO" respecto al funcionamiento del centro.

Comedor: seguro que ya sabéis si es catering o tienen cocina propia. Pero también es interesante saber cómo se organiza, horarios de comida para infantil y primaria (todos juntos o por turnos), mesas por edades o mixtas, respeto por los tiempos de cada niño, formas de fomentar que coman o prueben alimentos nuevos…

Recreo: todo el alumnado junto o separado en horario y espacio, número de profesoras presentes, tipo de actividades que se fomentan (biblioteca móvil, juegos cooperativos…).

Timbre: en serio, ¡he puesto timbre! Muchas peques cuando llegan al cole es la primera vez que escuchan un timbre, no saben lo que significa e incluso les puede asustar. Conozcamos y contémosles si la entrada, salida, cambios de clase y recreo se avisan con timbre o hay música.

Filas: ídem que el timbre. Se entra y sale en fila o hay libre albedrío para desplazarse por el colegio.

La tutora: hablemos con ella, conozcámosla, será nuestra mejor aliada y nosotros el suyo. Es cariñosa, cercana, flexible… Nuestros hijos van a estar escolarizados mínimo 10 años (sin contar los 3 años de infantil que no son obligatorios) y será mejor para todos que vayan contentos y disfruten de las clases en vez de aprender tanto en los primeros cursos, ¿o no? También está bien saber si nos van a llamar si nuestra hija se encuentra mal física o emocionalmente.

Metodología: ¿fichas o proyectos? Me declaro partidaria de la educación por proyectos, pero con los años cada vez pienso que es preferible una profe con estilo educativo democrático que el método.

Organización del aula: cómo se estructuran los días de la semana y las cinco horas de cada día. Están siempre sentados, están en mesas individuales o por grupos, en la clase hay rincones por actividades, hay espacios de juego libre, se fomenta el movimiento, se equilibran los momentos de actividad motora y de actividad intelectual.

Medidas correctoras: que va a ocurrir si mi hijo tiene un comportamiento inadecuado, va existir el diálogo, la reflexión, las consecuencias, se va a quedar sin recreo, se le va a sacar del aula o que otras opciones hay.

Período de adaptación: cuánto tiempo dura, este tiempo es rígido o flexible, cómo se organiza, puedo entrar al aula o no…

Y ya por último, el control de esfínteres: cómo se gestiona el tema baño, les animan a  ir al baño, van solos o acompañados, hay servicio de cambio de mudas, nos van a llamar para ir nosotros, aceptan que lleven braga-pañal.

Visitas al colegio: si tenéis ocasión de hacer alguna visita al colegio e ir conociendo a la tutora no la desperdiciéis.

Si ya tenéis toda esta información genial y si os he podido ayudar con nuevas ideas mi objetivo estará cumplido. Sólo una cosa, todo lo que sepáis del funcionamiento del colegio contádselo a vuestras hijas y repetidlo muchas veces, para que sepan a dónde van y cómo va a ser, les facilitará la adaptación. ¡Feliz verano!