Xornal Escolar

Érase una vez... La ópera

Xornal Escolar

EL EDUCADOR HABLA

Érase una vez... La ópera

Érase una vez… Así podría comenzar cualquier ópera que quisiéramos presentar a nuestros alumnos porque este gran género musical es como un cuento,  una obra de teatro cantada en el que distintos  personajes viven aventuras y nos trasladan a un mundo de magia, de  amor y de  fantasía. Por eso, la ópera despierta  grandes emociones porque es un arte con mucho sentimiento y a partir de aquí sentirán el afecto, la ternura, la piedad, la delicadeza y la susceptibilidad pues la música será la encargada de hacer brotar esas sensaciones.

Está extendida la idea de que es aburrida y concebida para unas minorías selectas lo que provoca el rechazo de la misma sin ni siquiera conocerla,  pero la ópera es una maravillosa y desconocida herramienta de aprendizaje dentro del aula en todos los niveles educativos porque es mucho más que una obra musical. Richard Wagner la concebía  como una "obra de arte total" que engloba todas las artes poéticas, plásticas, musicales y escénicas.  De hecho, la grandiosidad de la ópera hace que se abra un abanico enorme de posibilidades de aprender y de disfrutar de las artes escénicas como el ballet, la danza, el teatro; de las artes escenográficas como la pintura y la decoración; así como otros aspectos como la iluminación, el vestuario, el maquillaje…

Son muchos los conceptos musicales que los niños pueden adquirir a través del descubrimiento de este género musical: las distintas partes de las que se compone una ópera, los tipos de cantantes y la clasificación de las voces, la orquesta y su composición, etc.

Los beneficios de escuchar ópera desde bien temprano son demostrables ya que  además de transmitir emociones también mejora la concentración, la seguridad, y refuerza la sensibilidad y el aprendizaje. Por lo tanto, tiene muchos pros y ningún contra.

Para introducir la ópera en el aula, lo ideal es ponerles algún fragmento de nos guste y que sea fácil de recordar, memorizar e incluso, tararear. Una vez que se familiarizan con la música entonces podemos pasar al argumento de la misma. Recordar que los libretos operísticos son cuentos que, si además están ilustrados, harán las delicias del alumno.  El niño puede convertirse en  actor, cantante, bailarín, decorador,  y hasta creador de su propio espectáculo. Aunque las óperas son excesivamente largas para la concentración que tienen los niños, hay que proponer versiones reducidas o seleccionar los fragmentos musicales más conocidos o más atractivos para captar su atención.

Actualmente el proyecto LOVA (La Ópera como Vehículo de Aprendizaje) es un programa educativo interdisciplinar que trata de motivar a los alumnos desde el "desarrollo emocional, social y cognitivo" para que puedan dar alas a su imaginación y descubran todas sus capacidades durante un año lectivo. Los niños combinan el temario académico con la creación de la obra. Está destinado sobre todo, a alumnos de primaria, aunque también se ha desarrollado en secundaria y en algunas universidades.

Hoy en día hay muchos materiales TIC para acercar el mundo de la ópera a nuestros alumnos con contenidos adaptados y adecuados al nivel de los mismos para que así puedan iniciarse en este género musical de forma lúdica y amena.

Una de las óperas más representadas y adaptadas para el público infantil y juvenil es "Bastián y Bastiana", de W.A. Mozart que la estrenó a la edad de 12 años. El argumento transcurre en un pueblecito de Austria donde tiene lugar una bonita historia de amor entre dos pastores. Bastiana, una joven y bella enamorada, pide ayuda al mago Colás para recuperar el amor de  su querido Bastián.  

"La flauta mágica" de W.A. Mozart es otra de las obras más adecuada para llevar a los niños a la ópera por primera vez ya que su argumento es muy atractivo  y cautiva a grandes y pequeños. Es un cuento de hadas, en donde el príncipe Tamino deberá salvar a la princesa Pamina de su malvada madre, la Reina de la Noche. Para ello recibirá una flauta mágica que le dará el poder de encantar tanto a animales como a humanos. Tamino, ayudado del joven cazador de pájaros, Papagueno, conseguirá liberar a Pamina que está retenida por el Rey Sarastro. Por su parte, Sarastro consigue derrotar de una vez a la malvada Reina de la Noche, pues el bien siempre vence sobre el mal y la luz sobre la oscuridad.

Un gesto tan sencillo como escuchar música clásica de forma habitual puede proporcionar al niño muchas ventajas en el aprendizaje y en el desarrollo educativo. Por lo tanto,  debemos recordar que  nuestro papel como padres y educadores es fundamental pues somos los encargados de acercar la ópera a nuestros niños para que aprendan a valorarla, a disfrutarla y a emocionarse con ella.  ¡Vayamos a la ópera!