Xornal Escolar

¡Mi hijo no come golosinas y tiene caries!

Xornal Escolar

ESCOLA DE PAIS

¡Mi hijo no come golosinas y tiene caries!

Cada vez es más frecuente encontrar en las consultas dentales niños muy pequeños com cuadros severos de caries

La respuesta de los padres y madres es casi siempre la misma. ¡Si no le dejo comer chucherías cómo es posible qué tenga caries! Veamos qué es la caries y por qué se produce. 
La caries es una infección del diente; es una enfermedad producida por bacterias que viven en nuestra boca y que destruyen las estructuras dentales. Es la enfermedad infantil crónica más común.
¿Por qué se produce? Hay cinco factores que son imprescindibles para su desarrollo.
1. BACTERIAS
Primeramente tiene que existir una colonización de la boca de nuestro hijo por bacterias productoras de caries. Cuanto más temprano adquieran las bacterias, antes se puede desarrollar la caries. Ya se ha demostrado que estas bacterias pueden colonizar las bocas antes incluso de que salgan los dientes de leche. Los niños suelen adquirir las bacterias a través de sus padres o cuidadores, cuando soplamos la comida para enfriarla, chupando chupetes o tetinas para limpiarlos, dando besos en la boca, compartiendo utensilios de cocina… Por ello es vital que mamá y papá no tengan caries. De este modo, se reduce la posibilidad de que la boca de nuestro hijo sea colonizada de forma temprana.
2. HIDRATOS DE CARBONO 
No sólo las chucherías son las responsables de las caries. Ésta se asocia con un consumo frecuente de carbohidratos fermentables, por lo que cualquier tipo de azúcar consumido con frecuencia, en presencia de bacterias, puede ocasionar caries. 
Hoy en día en casi todos los productos envasados existen azúcares ocultos, por ejemplo, galletas, zumos envasados, yogures de beber, bollería, patatas fritas, salsas de tomate envasadas, incluso en los preparados para bebés. El pan y la pasta que son harinas, en su metabolización producen azúcares, que al descomponerse también producen ácidos que contribuyen a la aparición de caries.Para reducir el riesgo de obesidad y caries dental, la OMS recomienda que adultos y niños reduzcan la ingesta diaria de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta energética diaria.
3. HIGIENE ORAL DEFICIENTE
La mayoría de niños no llevan a cabo unas medidas de higiene de forma rutinaria y eficaz. Hasta los ocho años o más, no se considera que el niño tenga la capacidad motriz suficiente para llevar a cabo él solo un cepillado correcto. Por ello, es fundamental, que mínimo, hasta esa edad un adulto repase el cepillado por lo menos una vez al día, a poder ser por la noche. 
4. FACTOR TIEMPO
¿Cuánto tiempo pasa entre cepillado y cepillado? No tiene el mismo riesgo de caries el niño que desayuna y que después se va al colegio con los dientes lavados por un adulto, que el niño que sólo se cepilla por las noches él solito.
Cuánto más tiempo estén los azúcares y los restos de comida en contacto con los dientes más ácido se producirá en su boca y más riesgo de caries tendrá. Es decir, más tiempo tienen las bacterias para metabolizar los restos de comida y azúcares y desarrollar la caries. Por ello, es ideal realizar el cepillado lo antes posible. Es decir, después de comer, no esperar dos o tres horas (existe una costumbre muy extendida de cepillarnos cuando vamos a salir a la calle, pero no después de comer si vamos a estar en casa.)
5. SUSCEPTIBILIDAD
No todas las personas somos igual de sensibles a la caries. Hay determinados factores que van a decidir el riesgo individual de cada individuo. Éstos son: 
1. Resistencia de cada esmalte.
2. Ph oral. Cuanto más bajo sea el Ph, más riesgo de caries existe. Es decir, Ph ácidos favorecen la multiplicación de las bacterias que viven en la boca. (después de comer, el Ph disminuye automáticamente, por ello es importante cepillar inmediatamente después para neutralizar el Ph de la boca)
3. Tipo de saliva, las salivas más espesas son de mayor riesgo de caries.
4. Cantidad de saliva. A más cantidad menor riesgo de caries. Hay determinados medicamentos que disminuyen el volumen de secreción salival. 
¿A partir de qué edad debo comenzar el cepillado? Lo ideal es comenzar desde el mismo momento en que los niños empiezan a comer, y esto lo hacen desde que nacen, por lo que lo ideal es comenzar desde el nacimiento pasando una gasa húmeda por las encías y la lengua del bebé. En esta etapa lo mejor es aprovechar la hora del baño. De este modo vamos eliminando los restos de alimentos y posibles bacterias, también vamos creando una rutina. 
Una vez que erupciona el primer diente ya debemos comenzar con el cepillo y pasta de dientes (tu dentista u odontólogo infantil podrá asesorarte en cantidad y tipo de pasta en función del riesgo de caries del niño/a).