XORNAL ESCOLAR

Maltrato animal

Explicamos a qué nos referimos cuando hablamos de maltrato animal y si existen leyes para proteger a los animales

Cuando se habla de maltrato animal se hace referencia a comportamientos que causan dolor o estrés al animal; estos comportamientos van desde negligencia en los cuidados básicos hasta el asesinato. La crueldad hacia el animal se puede hacer de una forma directa e indirecta; directa cuando no se le cuida de forma intencionada e indirecta cuando uno es testigo o apoya el maltrato o tortura de un animal y no hace nada para evitarlo.

EJEMPLOS DE MALTRATO

Hablar de maltrato animal no es solamente hablar de daño físico, el maltrato va mucho más allá. Implica abandonar al animal en la calle porque no se puede cuidar o por el simple hecho de que ya no se quiere tenerlo. Mantenerlo en instalaciones indebidas desde el punto de vista higiénico-sanitario. Practicarle mutilaciones no controladas por veterinarios en caso de necesidad. No facilitarle la alimentación necesaria para su desarrollo normal. Venderlo a laboratorios o clínicas incumpliendo la normativa vigente.  Realizar experimentos científicos donde se someten a los animales a pruebas extremas. Ejercer su venta ambulante,…  Todo esto serían ejemplos de lo que es el maltrato animal. Pero podemos ir más allá y reflexionar sobre el trato que tenemos hacia los animales que conviven en casa con nosotros; se considera maltrato dejar a la mascota a la intemperie, padeciendo frío, sol o lluvia, dejarla sin alimento por lo menos una vez al día, dejarla sin agua o no comprobar si tiene el agua fresca y limpia y descuidar su salud y su bienestar, es decir, no vacunarlo, no llevarlo al veterinario cuando enferma, no prestarle atención y no tenerlo limpio ni a él ni al lugar donde come o habita.

MALTRATO CON FINALIDAD LÚDICA

Las corridas de toros, la caza del zorro, las peleas de gallos y de perros,…sí que son formas de maltrato aunque estén integradas en la cultura de diferentes países y lo veamos como algo normal y habitual. En todas estas prácticas el animal acaba muriendo después de haber pasado por varios rituales que le causan en mayor o menor medida cierto grado de sufrimiento. Sin ir muy lejos, en nuestro propio país son típicas las corridas de toros y, aunque cada vez hay más detractores y se practican menos, se siguen celebrando. Ni que decir tiene lo que sufre el toro durante todo este “ritual”.

ABANDONO

Cada vez se entiende más que los animales domésticos son una responsabilidad y no un juguete, y que por tanto tenemos la obligación de cuidarlos adecuadamente. El abandono se considera maltrato pues el animal queda expuesto a toda clase de agresión y violencia (envenenamiento, atropellos y muerte) y no puede proveerse por sí mismo de comida, agua, abrigo y protección de su salud. El abandono a nivel mundial es realmente alarmante, determinar las cifras con exactitud es imposible aunque la Organización Mundial de Sanidad Animal estima que existen más de 400 millones de perros callejeros. Los principales motivos del abandono animal son la falta de interés, alergias de familiares, nacimiento de un hijo, piso más pequeño, comportamiento del animal,… 
La mayoría de los animales abandonados en España son recogidos por protectoras de animales o ayuntamientos. Entre estos animales el abandono se produce más entre perros y gatos y, entre éstos, más en perros.  El destino de ellos es ser acogidos por estas entidades para ser adoptados o devueltos a sus propietarios; en menor medida, son eutanasiados.

LEGISLACIÓN

La protección animal en España ha mejorado en materia penal, pero continúa siendo desigual e injusta dependiendo de donde se resida. Esto se debe a que nuestro país no cuenta con una ley marco clara y homogénea que ampare a los animales en todo el territorio español. Cada comunidad autónoma legisla de forma diferente e, incluso, cada ayuntamiento tiene sus propias ordenanzas municipales. Este inconexo panorama fomenta que existan grandes desigualdades y que lo que está permitido en Madrid, por ejemplo, sea un delito en Barcelona. Precisamente, es Cataluña la comunidad española más avanzada en protección animal. La normativa catalana prohíbe, entre otros, el sacrificio de animales abandonados, las mutilaciones de rabos y orejas por estética y su exhibición en escaparates. Aunque las leyes van cambiando debido a la creciente concienciación social y ahora es más sencillo llevar a un maltratador animal ante los tribunales, está claro que todavía queda mucho por hacer para proteger al animal del hombre. ¡Protegerlo del hombre!, es para reflexionar y mucho.