Zona COB

Almansa también existe

Zona COB

ZONA COB

Almansa también existe

El debutante en la categoría fastidió la presentación en sociedad del último fichaje del COB, Yankuba Sima

Si buscamos Almansa en el mapa terminaremos en un rincón de La Mancha, allá donde don Quijote perdió su adarga antigua luchando contra los molinos.

¿Almansa? Es un pueblecito de Albacete de apenas 25.000 habitantes. Tierra de buen vino y artesanos del calzado. Uno de tantos municipios que forman la ahora llamada "España vaciada", aquellos sin voz y apenas voto para influir en las decisiones de Moncloa.

Pero Almansa tiene, al menos, su club de baloncesto, a diferencia de otros pueblos. El orgullo de los lugareños, tras sumar tres ascensos consecutivos, desde la liga EBA hasta la Liga LEB Oro, jugando en un pabellón donde este sábado no cabrían todos los presentes en el Paco Paz.

Podría suponerse que la exigencia y el nivel profesional de la categoría supera con creces la capacidad de este humilde club, pero el equipo entrenado por Rubén Perelló, se ha adaptado perfectamente a esta liga y navega sin turbulencias por el Miño, después de vencer de forma consecutiva y como visitante, a Breogán y COB.

Almansa ¡existe! Es un rival pegajoso, pesado. De los que nunca te logras escapar aunque parezca casi hecho. El COB estuvo prácticamente por delante todo el partido, con amagos de despegue definitivo, a veces gracias a los triples con firma de autor de Connor Wood, otras mediante el empuje de un ambicioso y por fin adaptado al juego Thomas Tshikaya. También cuando Oscar Alvarado hizo jugar al equipo y promocionó a un más entonado Pluta. O cuando 'Baladín-baladán' Balaban posteó e incluso repartió asistencias por la espalda a sus compañeros (un lujo cara a la galería que difícilmente volveremos a ver en esta década).

Ni así. El Almansa aguantó todos los intentos y respondió con canastas oportunas. Esperó su oportunidad al último cuarto. Aprovechó la mejor sobremesa de Jonathan Gilling -seis triples- y la capacidad de levitación de Steve Maxwell -discreto hasta leer sus 17 puntos en la estadística- para afianzarse con un parcial de 2-11 en los apretados minutos finales.


Tiempo de recuperación


No estaba confiado el equipo de Gonzalo García, pero no pudo imponer su ritmo, mantener su ventaja, defender con regularidad y ser preciso en las últimas posesiones.

El debutantes Yankuba Sima es necesario, pero necesita una lógica adaptación. Alfredo Ott necesita recuperar las sensaciones de soltero en la cancha y todo el equipo superar esta cuesta de enero para asegurar la permanencia y pensar, sin presión, en otros objetivos.