La Región

LEB ORO / PLAY OFF

Y para ascender, Lugo

El Breogán ganó en el Pazo y se lleva el factor pista a su cancha, en la que el COB estará obligado a ganar algún partido o los dos y sellar allí su credencial para la ACB

Fieler hace un mate ante la mirada del resto de jugadores.
Fieler hace un mate ante la mirada del resto de jugadores.
Y para ascender, Lugo

No falla. Los play off presumen de imprevisibles pero mantienen a fuego esos clichés que se repiten año a año. Serie a serie. Si ganas un partido con margen para fumarte un puro, al siguiente te echan el humo en la cara. No falla.

El Breogán salió el viernes del Pazo con la cabeza baja y la mosca detrás de la oreja. 48 horas después saca pecho, presume de afición y se siente ganador. No ha conseguido nada pero se montó en el autobús con la sensación de tenerlo en la mano. De haber hecho lo más complicado.

Cuestión de clichés. Los que recordaba Paco Basanta (El Progreso) antes de empezar el partido, recordando series similares con idénticos rivales e inicios. Los que se empeñan en dejar al COB sin grandes gestas de las que presumir ante su afición. Siempre ha tocado recurrir a la carreta, la televisión o la radio para disfrutar de momento inolvidables. No falla.

Tampoco falló el COB. Simplemente fue mejor el Breogán. Sin discusión. Con menos contundencia pero la misma justicia.

El Breogán fue mejor en la dirección. Dani López fue diferencial desde el minuto tres. Cuando acabó con el 9-0 inicial del COB. El base generó ventajas en cada acción. Capaz de anotar en los dos contra dos o de encontrar tiros cómodos para los perimetrales y balones bajo el aro para los interiores. 13 puntos y 3 asistencias al descanso.

El Breogán fue mejor en el perímetro. No por K.O. pero sí a los puntos. Los que anotaron Llorca y sobre todo Álex López en momentos clave. El COB tuvo a Arco y Suka a chispazos y a Martínez y Brothers desaparecidos.

Y fue mejor en la zona. Busma volvió a sumar dos faltas con aficionados todavía sentándose. Geramipoor apagó el fuego e incluso superó a su pares en el segundo cuarto pero en la segunda mitad se olvidaron de él. ¡Y mira que es grande! Fieler y Rejón no bastaron ante un Samb con más presencia que números y ante un McGhee que se sobró para condicionar las zonas. Anotó, reboteó e intimidó.

A tiro, sin más

La supremacía breoganista masticó la victoria desde el segundo cuarto. Llegó a tener 12 puntos de ventaja en el tercer acto y jugó siempre con la solvencia de quién se siente ganador.

El COB y el Pazo empujaron lo suficiente para no dejar nunca de confiar en la remontada, pero no más. Suka, con cinco puntos consecutivos, dio aire en la recta final del tercer acto y Díaz, en el estreno del último, clavó otros cinco para acelerar las pulsaciones de un partido sin momentos de relax.

Ahí también fue mejor el Breogán. Un triple sobre el reloj de posesión de Alex López, un rebote ofensivo de Samb y los tiros libres de Llorca ajusticiaron el segundo partido de la final.

El Breogán se lleva el factor pista y toma el relevo del favoritismo. El COB se acostó para no dormir pero se levanta sabiendo que las finales son así de caprichosas e imprevisibles. Que quizá por eso la próxima semana pueda devolver el golpe en Lugo. Incluso por partida doble y celebrar el ascenso donde siempre festeja. Lejos del Pazo. Y para ascender, Lugo.