Zona COB

El COB se acostumbra a perder (68-70)

Zona COB

Zona COB

El COB se acostumbra a perder (68-70)

Yankuba Suma lanza a canasta en la zona del Alicante. (FOTO: José Paz)
photo_cameraYankuba Suma lanza a canasta en la zona del Alicante. (FOTO: José Paz)
El equipo ourensano confirmó sus problemas para sacar adelante partidos igualados y se hunde en una peligrosa dinámica con ocho derrotas en diez jornadas
COB 68 - 70 ALICANTE

 

Una derrota más y una jornada menos. Lo primero es claramente perjudicial para un COB que encadena ocho en diez jornadas. Lo segundo ya obligaría a la reflexión cuando los platos de la balanza entre la ilusión por el play off y la presión por la permanencia ya están tan igualados. 

El último tropiezo fue más de lo mismo. Cambió el rival, pero se repiten los síntomas. El COB no tiene equilibrio ni continuidad y lo paga ante equipos con menos presión o con algo más de acierto. No es capaz de mantener el ritmo cuando mejor está jugando (se le podría exigir) y de romper partidos que tiene encarrilados (esa ya es otra batalla). Tampoco responde cuando toca jugar a cara cruz. Especialmente en el Pazo. Cuando cambia el panorama y se pasa solo de jugar al baloncesto a decidirse una victoria no hay líderes a los que recurrir. Sí jugadores a los que pasarle la pelota con más a o menos acierto, pero falta criterio y se huele la desconfianza desde la banda.

Si funcionan los titulares no aporta el banquillo (y al revés) y cuando llegan los triples no hay referencias interiores. Un COB incompleto, tímido. Capaz de firmar una primera mitad impecable en defensa ante el mejor ataque de la liga. De mejorar con la primera rotación lo que habían hecho los titulares. Recuperando a Edu Martínez en ataque y a Alfredo Ott en defensa y con 9 puntos de ventaja al descanso (41-32) y un rival enfrente encorsetado e incómodo.

Bastó con un par de triples de Ortega para dirigir la mirada del COB al marcador. A pensar en cuanto tiempo queda y en que ya iba por detrás en el marcador. Suficiente para tirar por tierra todo el trabajo de la semana. Achicado por la presión e incapaz de solventar sus propias limitaciones.

Cuando aparece la presión es otro equipo. Se convierte en un rival predecible para cualquiera. Condenado a la puntería desde la distancia, a lo que pueda hacer Balaban jugando de espaldas o rebañar Van Wijk de todo lo que fallen los anteriores.

Esta vez Balaban estuvo fallón y los triples de Edu Martínez no fueron suficientes. Llegaron para forzar otro final igualado, pero para ganar hay que hacer mucho más.

El COB se ha estancado mientras la liga no ha dejado de crecer. Los rivales mejoran y los cobistas se estrellan contra un espejo complicado de romper. Una dinámica de la que solo se sale ganando, pero que te condena a saber sufrir porque no tienes recursos ni experiencia para evitarlo. El huevo y la gallina.

El Alicante se quedó diez puntos por debajo de su media y ganó igual. El COB le quitó a sus tres referentes exteriores (Llompart, Pitts y Schmidt) y aún así fue a remolque toda la segunda mitad. Tuvo posesión para ganar y Alvarado no fue capaz de atacar el aro regalándole a Balaban un balón envenenado que taponó Fall para decidir el partido. Bien pudo acabar en un tiro de Edu Martínez, de Wood o de Van Wijk. En una penetración de Ott o en un costa a costa de Figueras. Cuestión de quién la cogiese. Porque esta temporada en el COB no hay un líder que se lo haya ganado o que reclame ese papel. Así cuando toca mirar el reloj se apaga la luz y solo queda cruzar los dedos. En la primera mitad de la temporada salía siempre cara y ahora se empeña en la cruz. La liga es justa y al COB lo está colocando donde se merece. En tierra de nadie. 



Los banquillos | García de Vitoria

OURENSE 15/02/2020.- Cob-Alicante, partido de liga de baloncesto. José Paz

Sabor agridulce para Gonzalo García de Vitoria. El técnico del COB, como todos, se quedó con la miel en los labios. "Nuestra valoración va a ser diferente a la que haga el aficionado, que siempre valora más que ganes o pierdas. Yo estoy contento con el trabajo de los jugadores. Hemos hecho muchas cosas bien y fuimos respetuosos con el plan de partido. Ellos en defensa también estuvieron bien. 

"Dolidos con la derrota, porque esta semana ha  estado más concentrados incluso de lo habitual durante la semana". El entrenador del COB recordó ese final tan apretado que, esta vez, no cayó del lado local. "Les hemos hecho pensar, pero han conseguido entrar en partido y agarrarse a la pista. Luego, ha sido un cara o cruz y esta ocasión ha salido cruz. Es difícil ver la jugada del tapón. La tuvimos, pero no la metimos. En la primera vuelta sí. En eso también influye la dinámica y la cabeza".

Más en Zona COB