Zona COB

El COB se lleva el primer "match point" del curso

Zona COB

ANÁLISIS | LEB Oro

El COB se lleva el primer "match point" del curso

Adonys Enríquez intenta superar a Fede Uclés, ayer en el Pazo. (Foto: José Paz)
photo_camera Adonys Enríquez intenta superar a Fede Uclés, ayer en el Pazo. (Foto: José Paz)

Si algo hemos aprendido de la pandemia es que la realidad es moldeable y que los eventos se pueden reconducir al formato "home cinema". Y en esas, quizá no haya una escena que constituya una metáfora tan perfecta de lo que fue el desenlace del partido, como es la imagen, a cámara lenta, en el inicio de la película Match Point (Woody Allen, 2005) , de una pelota de tenis que rebota en la red y se eleva.

Con esa pelota en el aire se congela la acción..., mientras una voz en off se pregunta qué cambiará del resultado del partido, tratándose de un punto decisivo... a la vez que explica, "aquel que dijo más vale tener suerte que talento conocía la esencia de la vida (del B-A-L-O-N-C-E-S-T-O que celebraba el ex-seleccionador nacional Pepu Hernandez)". Acierto o suerte, que de todo hubo, que ha generado confianza y hasta entusiasmo entre los aficionados que ven al Club Ourense Baloncesto en su momento más firme.

Cierto que está victoria, no es definitiva, todavía queda trecho. Pero este es el escenario en el que todos queremos ver al conjunto ourensano. Porque para ser importante hay que competir contra los más importantes... y luego ganarles, claro.

Acierto, algún arreón de épica, mucho ritmo, rotaciones (giros), protagonistas sorpresivos -el ourensano Alejandro Mazairas, es el caso-, pasión...Culpa y redención... al más puro estilo "Scorsese", el cineasta del ruido y la furia, se empleó el Ibereólica Renovables. Con una segunda fila, Dimitrijevic. Menzies, Mazaira..., capaces de oxigenar físico e ideas, en ese juego de espejos que debe ser ataque y defensa, en cuanto a intensidad, cuando fue necesario. Capaz no solo de reaccionar ,si no también de llevar el partido hasta unas últimas decisiones en manos de André Spight -frivolité extemporánea aparte-, capaz de manejar el estrés y presión, encarando el 1x1, mérito, por cierto compartido con Arkeem Joseph, completando la trilogía anotadora Mazaira. 

Cierto que este partido no pasará a las enciclopedias del baloncesto, había mucha presión, si a los almanaques estadísticos de la Liga, situando al conjunto ourensano en una situación de privilegio cara la segunda fase.

Te puede interesar