Zona COB

Mazaira: "El COB siempre tiene un proyecto ilusionante"

Zona COB

ENTREVISTA

Mazaira: "El COB siempre tiene un proyecto ilusionante"

Álex Mazaira, en el pabellón de O Consello de Ribadavia, en el que entrena regularmente (XESÚS FARIÑAS).
photo_cameraÁlex Mazaira, en el pabellón de O Consello de Ribadavia, en el que entrena regularmente (XESÚS FARIÑAS).
Álex Mazaira (Ourense, 1997) llega al COB tras formarse en el FC Barcelona

Sony Vázquez llevó durante muchas temporadas la antorcha del baloncesto ourensano en un COB que sacó provecho de los años en la Liga ACB contando después con los canteranos que estaban entonces en el club en las categorías de base. Rubén Vila, Juan Blanco, Manuel Conde-Corbal o Alberto Gómez tuvieron roles importantes en distintas temporadas y categorías. Sony fue mucho más que eso. Ahora, diez temporadas después, Álex Mazaira estará en la "plantilla" del equipo de su cuidad para ser algo más que un jugador que completa el equipo. Llega para ser importante en las rotaciones de Gonzalo García de Vitoria.

"Es algo que me ilusiona muchísimo. Es jugar en el equipo de mi casa y dar un paso adelante en mi carrera. Gonzalo me llamó, me dijo lo que quería de mí, cómo iba a ser el proyecto y no lo dudé ni un segundo", explica un jugador que salió de Salesianos para formarse después en la cantera del FC Barcelona y llegar a vestir la camiseta de la selección española.

"Cuando estás en el Barcelona es normal que tu sueño sea jugar algún día en el primer equipo. Luego estás allí y te das cuenta de que eso está reservado para un pocos e intentas ser el mejor jugador posible para llegar lo más lejos posible. En ese punto jugar en el COB  es algo enorme para mí". Y añade: "El COB siempre está arriba. Ves las temporadas y siempre está entre los ocho primeros, peleando siempre por el ascenso a la Liga ACB. Esta temporada lo que está llegando a la plantilla ya deja ver que volverá a ser un proyecto ambicioso e ilusionante y estoy seguro de que los que tengan que venir también lo serán".

En su puesto, Kevin van Wijk. El capitán y un jugador clave para Gonzalo García de Vitoria: "Creo que ahora soy un jugador mucho más maduro, mejor jugador, e intentaré ganarme los minutos. Gonzalo quiere un jugador que pueda anotar de fuera y creo que eso puedo hacerlo, pero también puedo hacer más cosas". 

Además de madurez, tras jugar ya tres temporadas en LEB Oro, también ha conseguido subsanar otro de los déficits que tenía su juego, la presencia física: "El año pasado llegué a jugar algún partido de "cinco", pero en mi carrera casi siempre he jugado como "cuatro". Por mi metabolismo me ha costado mucho ganar kilos y también músculo. El verano pasado me puse en manos de un nutricionista y trabajé duro en el gimnasio y lo he conseguido. Eso me ayuda mucho en esta liga, en la que los jugadores son más fuertes".

Mazaira está en 110 kilos y entrena cada día pensando en el inicio de la pretemporada: "Esta siendo todo muy raro. Con el parón de la liga llevamos cuatro meses sin jugar partidos y aún queda tiempo para volver a jugar. Estoy entrenando con Rodri (Seoane) y poco a poco vamos recuperando sensaciones con el balón. Además, empecé en el gimnasio según abrieron tras el confinamiento".

Esta temporada debutará en el Pazo como local. Será todavía más especial que cuando lo hizo con la camiseta del Barcelona: "Todavía era júnior y durante la semana me dijeron que iba a entrenar con el filial, que había una baja, y después que iba con el equipo al partido de Ourense. No sabía si iba a jugar, pero estaba súper nervioso. En la habitación tuvo de compañero a Ferrán Laviña y me dio mucha tranquilidad. Salí a los cuatro minutos y la verdad es que estaba como un flan".

Entre lesiones y partidos suspendidos, como el de esta misma temporada con el Marín, no ha tenido mucha suerte a la hora de jugar en el Pazo. Este año se resarcirá, pero cruza los dedos para que lo haga "con público en las gradas". Su duda es la misma que la de cualquier deportista: "Todavía no se sabe nada de cómo será ese aspecto esta temporada, pero es muy importante que la gente pueda venir a vernos. Ourense es una ciudad en la que se vive mucho el baloncesto y ojalá podamos tener a la afición en el Pazo".

Faltan todavía unos meses para eso, pero mientras Álex Mazaira, el mismo chico que "iba a todos los partidos del COB para ver a los mayores", entrenará duro para ahora ese "mayor" en el que se fije una cantera de la que le toca coger la antorcha. Ourense vuelve a tener un jugador de la casa en el equipo.