Zona COB

Un derbi bajo mínimos

Zona COB

Leb Oro

Un derbi bajo mínimos

Adonnys Henríquez ataca la zona del Oviedo (XESÚS FARIÑAS).
photo_camera Adonnys Henríquez ataca la zona del Oviedo (XESÚS FARIÑAS).
COB y Básquet Coruña se citan en el Pazo en un partido marcado por los problemas físicos en los dos equipos y el objetivo de colocarse en la zona alta de la clasificación

Un candidato indiscutible al ascenso a la Liga ACB y equipo que aspira a competir con los mejores en la segunda fase se encuentran esta tarde en el Pazo. El primer derbi de la temporada enfrenta a un COB ilusionante y dubitativo a partes iguales y un Básquet Coruña todavía irregular.

Dos equipos que en nada se parecerán, por exigencias del guión, a lo que podrían pronosticar cuando se enfrentaron en la pretemporada. Por partida doble.

"Hemos jugado dos partidos ya contra ellos y eso nos ayuda, en parte, a preparar el partido. No sé decir si es el mejor equipo de la liga, el segundo o el tercero, pero sí que puedo asegurar que son el equipo más físico. Tienen muchas cosas buenas en la plantilla y un músculo económico que les permite maniobrar y fichar a gente como Gary McGhee", analiza el técnico del COB a su rival de esta tarde.

El Básquet Coruña impone respeto por proyecto y por plantilla, pero le ha tocado lidiar con problemas físico y paréntesis competitivos que quizá influyan a corto plazo en su rendimiento colectivo.

La marcha de Perris Blackwell y la grave lesión de Moha Barro borraron de un plumazo la estrategia para el juego interior. "El músculo económico", al que hacía referencia el técnico del COB, permitió resolver con eficacia y rapidez. Raffington y McGhee no bajan el nivel, pero el segundo necesitará jornadas para acoplarse y el primero tiene una lesión que le hace ser duda para hoy. Incluso sin ellos sería temible el equipo herculino. 

El COB tendrá que dar mucho más de lo que ha mostrado hasta ahora para equilibrar la batalla física. Arkeem Joseph no es seguro que juegue y Massine Fall y Aaron Menzies no dan todavía la "talla" para partidos de este nivel. El primero no está aportando en ninguna de las dos zonas y el segundo lo que suma (en los pocos minutos que juega) en ataque lo resta en defensa. Ante un rival sobrado de músculo y centímetros el COB necesita una metamorfosis para dar guerra en el juego interior.

Algo más pareja debería estar la batalla en el perímetro, de no ser por las lesiones. Anoche el COB se acostó sin saber si esta tarde jugarán Mikel Úriz y Joán Tomás. Lo sabrá en el calentamiento, pero si están parece claro que no lo harán a un nivel muy alto.

Los problemas del base se lo ponen fácil a un rival que tiene en jugadores como Peciukevicius y Maiza dos extraordinarios "perros de presa" que se encarguen de ahogar al único base del COB, Djordje Dimitrijevic. Después, aún quedará Zach Monaghan para sacar la chistera en ataque.

Joán Tomás tampoco es un problema baladí para Gonzalo García de Vitoria. Hasta ahora, el único exterior capaz de asumir peso anotador como relevo o como solución a Adonys Henríquez. Manu Vázquez, que también tiene un fuerte golpe en una mano, y Diogo Brito tendrán más trabajo oscuro que momentos para brillar y David Navarro espera el regreso de Úriz para asentarse en su puesto natural.

Dudas y problemas en los dos equipos, pero más preocupantes para el que no ha podido tirar de talonario antes y durante de una temporada que poco a poco se acerca ya al ecuador de la primera fase. Turno para el primer derbi.