La Región

LEB ORO / PLAY OFF

El COB empieza asustando

El equipo ourensano sacó del campo al Breogán de Lugo en el primer partido de la final de la LEB Oro y se queda a dos victorias del ascenso a la Liga ACB 

Fieler entra a canasta evitando el tapón de McGhee.
Fieler entra a canasta evitando el tapón de McGhee.
El COB empieza asustando

El COB está un paso más cerca de la Liga ACB. A dos victorias para ser exacto. Anoche salió del Pazo con la primera en la buchaca y la sensación de sentirse superior a un rival al que resulta complicado amilanarlo. Quizá por eso tuvo que masticar mucho y bien los tres últimos cuartos y acabó indigesto. Especialmente Mortellaro. Lamentable el pívot golpeando a un canterano. Impotente o frustrado. Él sabrá.

Motivos tiene para ello el pívot del Breogán aunque en su descargo, el poder repartir sensaciones y culpas a partes iguales con el resto del equipo. Porque el Breogán de ayer estuvo en el Pazo en forma y fondo pero no en espíritu. Confundió el guión. Se trajo de Lugo el de los partidos importantes, que no está mal, y se olvidó el de las finales. Porque la diferencia entre un partido importante y una final es tanta que el rival te puede sacar del campo antes de que tú te ates correctamente los cordones.

El Breogán acompañó en los emparejamientos. El COB anticipó. Los de Lugo tuvieron intensidad y ganas. Los locales pelearon cada defensa, encararon cada uno contra uno, fueron a por cada rebote y se concentraron en cada ayuda como si fuese la última de la temporada. Ahí estuvo la diferencia. Abismal.

Muy superior

La ventaja del COB fue la real. Por eso empezó el partido ganando por ocho. Porque no concedió una sola defensa y tenía trabajado cada concepto. El Breogán tiro incómodo a veces y otras ni tiró.

Al descanso 20 puntos del Breogán y con la incomodidad de ver siempre una mano rival en cada línea de pase, punteando cada tiro. Un codo incrustado en cada rebote.

El COB jugó bien en ataque y no necesitó más para ganar fácil. Encontró buenos tiros liberados y sacó brillo a su perímetro. Castigó con la mayor movilidad de sus interiores y volvió a presumir de banquillo. Díaz, Suka-Umu y Rejón estuvieron por encima de los iniciales.

Sólo lo imprevisible de un play off hizo dudar de un desenlace que nunca peligró. Subió marchas el Breogán en defensa, anotó con más f luidez y su porción de grada se hizo notar por primera vez. ¡Con 13 puntos abajo!

Sentenciado

No pasó de ahí. Suka-Umu silenció al córner breoganista con cuatro puntos seguidos y dos técnicas casi consecutivas confirmaron el descabello. Fieler, para el timorato de turno y el optimista por naturaleza, acabó con sus creencias. Un triple desde campo propio tan espectacular como polémico cerró el tercer cuarto y amarró el primer punto de la serie (62-37).

Al COB le queda la sensación de sentirse superior. Al Breogán, el consuelo de tener mañana la opor- tunidad de girar 180 grados la eliminatoria y la inercia. Así son los play off. Aquí no hacen falta noches mágicas ni espíritus de viejos ídolos a los que invocar. Mucho menos con güijas que sonrojarían incluso a los tifosi.

Aquí los repasos valen los mismo que las victorias agónicas. ¿Qué pasó ayer? Mejor olvidarlo para los dos equipos.