LEB ORO

Junior Robinson: "He demostrado que puedo jugar"

El base del Sáenz-Horeca Araberri, Junior Robinson, es el máximo anotador de la LEB Oro pese a medir 1,65 y en verano volverá a intentar hacerse un hueco en la NBA

Robinson, en el partido del Araberri ante el Cáceres en Vitoria.
Robinson, en el partido del Araberri ante el Cáceres en Vitoria.
Junior Robinson: "He demostrado que puedo jugar"

Es una de las sensaciones de la LEB Oro. Junior Robinson, el base del Sáenz - Horeca Araberri, rival mañana del COB, ha acaparado titulares desde su llegada a España. No ha sido para menos. 47 puntos al Melilla en la primera jornada fueron la carta de presentación de un jugador que quiere demostrar que con 1,65 de altura se puede llegar a una NBA con la que sueña tras ver con cuatro años un partido en casa con su padre.

Tras brillar en la Liga de Verano de la NBA, en la que anotó 20 puntos en la final defendiendo a los Hawks de Atlanta, no obtuvo un lugar en la liga y emigró a España, ¿Cuáles eran sus expectativas? 

Cuando vine fue con un propósito, que era demostrar que soy un buen jugador y que puedo ser profesional en el mundo del baloncesto. Quiero jugar en la NBA y por eso voy aprovechar al máximo todas las oportunidades que tenga de demostrarlo.

¿Realmente cree que puede llegar a jugar en la NBA?

Sinceramente, creo que todas las oportunidades que tuve de jugar con ellos lo hice bien y sigo creyendo que puedo tener un lugar en la competición.

Entonces volverá a la Liga de Verano.

Sí, es mi meta y mi motivación, es algo que quiero desde que era pequeño y voy a intentarlo otra vez. De todas formas, si no lo consigo volveré a Europa.

A falta de dos jornadas apunta a máximo anotador de la liga, pero si pudiera ¿Cambiaría todos esos trofeos a nivel individual por conservar la categoría?

Estoy muy agradecido al Araberri por darme la oportunidad de estrenarme en el mundo profesional y por eso cambiaría sin ningún problema todos esos números porque el equipo siguiese en la LEB Oro, no solo por el equipo, también por mis compañeros y por mí. Me gusta ganar y entreno cada día para ello, es una pasión. De todas formas, de nada sirve hablar de cambios, es algo que ya ha sucedido y no podemos lamentarnos.

¿Se esperaba esta LEB Oro?

Es una liga muy buena. Mi agente me había avisado de que era una competición muy exigente, pero superó mis expectativas. Todos los partidos son igual de competidos, da igual que jornada sea...es emocionante.

Llegó e hizo 47 puntos en el debut ¿Fue una sorpresa?

Fui el máximo anotador de la universidad y el segundo del instituto, así que estoy acostumbrado a sumar puntos.

¿Recibió ofertas para salir?

Sí, recibí unas cuantas llamadas, pero para ser honesto no les presté excesiva atención porque estaba centrado en Araberri. Ni siquiera quise escucharlas.

¿Y ahora que termina la temporada? ¿Tiene ofertas?

Ahora mismo nada, que yo sepa. Le dije a mi agente que no quería saber nada hasta que termine la temporada.

Sin embargo, hay un recuerdo todavía mejor que los 47 puntos, ¿verdad?

Sí, el mejor es la canasta ganadora contra Bilbao. Los aficionados estallaron de alegría, mis compañeros también... fue un momento espectacular porque hicimos historia al ganarle el derbi a un equipo muy grande como es el Bilbao.

Siempre que se habla de usted, todo se relaciona con su altura ¿Le cansan esos comentarios?

Tiene dos visiones. En cierta medida sí, porque es algo repetitivo que todo lo que hago esté siempre condicionado a la altura ya que es algo que no debería importar. Ya demostré que puedo jugar al baloncesto y en cierta medida es algo frustrante pero a la vez es motivador porque sé que hay chicos en casa que me están viendo y si llego a la NBA conseguiré que ellos también crean que pueden hacerlo.

Llegan a Ourense descendidos ¿Cómo afrontan el partido?

Descendidos o no, eso no importa. Vamos a Ourense con la intención de ganar. Hay que apretar en la cancha y sumar un triunfo, da igual si no es con buen juego. Hemos arreglado desajustes y queremos romper la racha.

¿Qué espera del COB?

Un partido ante un equipo muy completo. Si no estamos acertados vamos a perder de 20 y no es algo que me apetezca, la verdad (se ríe).

Llegan tras diez derrotas consecutivas ¿Cuál es el motivo?

Es imposible dar uno solo. El principal es que creo que no hemos tenido fortuna en varios encuentros en los que perdimos por diferencias pequeñas y por detalles.

Antes de volver a casa. ¿Ha hecho balance de su evolución este curso ?

Sí, claro. Cuando llegué a España era un tirador y anotador. Ahora mismo he aprendido a hacer más cosas en la cancha y a entender el juego. A nivel personal he comprendido que tengo que cuidar mucho más de mí mismo, ahora soy profesional y si quiero progresar tengo que ser un modelo a seguir. Soy mucho más maduro, eso es lo que me llevo.