La Región

LEB ORO

La fórmula del éxito del COB

El Río Ourense Termal solventó su eliminatoria en solo tres encuentros gracias al trabajo coral y la ayuda del Pazo

Los jugadores del COB saludan a la afición tras el partido.
Los jugadores del COB saludan a la afición tras el partido.
La fórmula del éxito del COB

Tres partidos de play off, tres victorias. Antes, una fase regular con 20 triunfos en 34 encuentros que les dieron la posibilidad de soñar, de ser la Cenicienta de un cuento al que le restan dos capítulos.

La fortuna parece sonreír a un Río Ourense Termal que ha saldado su eliminatoria por la vía rápida y que basa su éxito en una fórmula basada en los siguientes factores:

La baja de Vidal: ante lesiones, coraje

Lo que podría haberse transformado en una tragedia, fue un acicate para la plantilla. La lesión de tobillo de Santiago Vidal hizo que tanto Javon Masters como Andrzej Pluta diesen un paso adelante en cuanto a rendimiento para no echar de menos al base uruguayo. A grandes males, mucho coraje.

El trabajo de pizarra: superior en el aspecto táctico

En el primer partido, con el factor sorpresa como clave, García de Vitoria y su cuerpo técnico dieron un baño táctico al rival. En el segundo, frenaron el aluvión de tiro exterior ovetense y en el tercero resistieron al empuje físico del rival. De diez.

Rodríguez, un rodillo: puntos y buena defensa

El alero canario se convirtió en una pesadilla para los jugadores exteriores del Oviedo. Cierra la eliminatoria como un jugador clave. Sumó puntos y mucha defensa.

El carácter de Zamora: rey de los balones calientes

Se terminan los calificativos para el capitán. Los últimos cuartos son lo suyo. Ayer 16 de los 19 puntos de su equipo y canasta clave. Le gusta la presión.

El efecto pazo: 3.000 almas al mismo compás

No se llenó el Pazo, pero lo parecía. Cuando los cobistas aprietan el equipo vuela. Volvió el Efecto Pazo.

La ambición sin presión: Bilbao, la meta del sueño

 Y ahora, la final four. La ambición sin presión es la mejor arma de un COB que se permite soñar. La Cenicienta aspira a terminar el cuento con final feliz.