La Región

ZONA COB

Una LEB Oro cada vez más fuerte

La Federación hizo ayer oficial la lista de equipos para una LEB Oro 2019/2020 de nuevo sin vacantes ni prórrogas y con 16 capitales de provincia

Imagen del pabellón de Miribilla de Bilbao durante el último partido del COB de la pasada temporada.
Imagen del pabellón de Miribilla de Bilbao durante el último partido del COB de la pasada temporada.
Una LEB Oro cada vez más fuerte

El COB es oficialmente equipo de la LEB Oro para la temporada 2019/2020. El pasado viernes terminaba el plazo de inscripción y ayer la Federación Española de Baloncesto (FEB) hizo oficial el listado de los 18 equipos que componen la segunda categoría del baloncesto nacional. No hubo sorpresas.

Se acabaron los veranos en los que clubes (como le pasó al COB) pedían prórrogas, llegaban tarde a la inscripción, la realizaban a medias o se aprovechaban de las vacantes. Temporadas en las que la FEB tuvo que reducir la competición en el número de equipos o incluso hacer una liga impar.

Por tercera temporada consecutiva la LEB Oro repite su formato más ambicioso. Contará con 18 equipos y el inicio del mercado confirma la dinámica alcista de las campaña anteriores. El COB jugará en una competición con presupuestos cada vez altos, a la que regresan jugadores de primer nivel y en la que los clubes con historia y poderío en al baloncesto nacional son clara mayoría.

La próxima temporada Marín, que regresa después del descenso de hace dos años, y Almansa, que debuta y hará debutar a la provincia de Albacete, son los "intrusos" de una LEB Oro en la que nueve de las ciudades representadas (Ourense, Lugo, Cáceres, Granada, Alicante, Lleida, Huesca, San Sebastián y Valladolid) ya han estado en la Liga ACB. La completan Madrid (Canoe), Castellón, A Coruña y algunos de los proyectos más ambiciosos y opulentos de la liga: Oviedo, Melilla, Palencia y Palma.


Ascenso a la Liga ACB


Los ascensos incompletos de Burgos  y COB en 2015 cambiaron para siempre el rumbo del baloncesto nacional. Las demandas impuestas por la vía judicial y ante el CSD acabaron obligando a la Liga ACB a reducir los costes de unos ascensos que ahora son asumibles para todos los proyectos. El baloncesto nacional recupera los ascensos y descenso de la LEB Oro a la Liga ACB y esa posibilidad es la que ha hecho posible el resurgir de la competición. Irrumpen proyectos imponentes como el del Palma, regresan ciudades clásicas con como Alicante o Granada y se consolidan ciudades abonadas a la pelea por los play off como Ourense o Lugo.

Los proyectos que superan el millón de euros de presupuesto ya no son coto privado de los equipos recién descendidos y las canchas de juego han recuperado la afluencia de las mejores temporadas.

Gonzalo García de Vitoria es una de las voces más autorizadas para analizar una competición en la que es técnico permanente desde hace más de una década: "Todavía es complicado hablar con rotundidad, porque se están configurando las plantillas, pero está claro que será todavía más fuerte porque por abajo también sigue creciendo".

Una dificultad añadida para una competición que castiga con tres descensos a los peores equipos y que obligó la temporada pasada a ganar 11 partidos para evitar caer a la LEB Plata y a ganar 19 (cuatro más que el año anterior) para pelear en el play off de ascenso.