La Región

BALONCESTO / LEB ORO

COB-Castellón: un partido con letra pequeña

El Río Ourense Termal busca una victoria que lo mantenga con los mejores ante un Tau Castelló al alza y con plantilla para ganar a cualquiera

Ott pasa la pelota en el entrenamiento del COB.
Ott pasa la pelota en el entrenamiento del COB.
COB-Castellón: un partido con letra pequeña

El Río Ourense Termal regresa a la Liga y lo hace para recibir al Castellón en el Pazo y con un partido al que le encaja perfectamente el cartel manido de "trampa". Los ourensanos están lanzados después de siete victorias en ocho jornadas, ya ganaron en la ida incluso con bajas y el rival pelea por la permanencia. Por encima, todo perfecto para asaltar incluso la segunda plaza. El problema llega con la letra pequeña.

El parón de la Copa ya difumina la claridad de los pronósticos y el momento del Castellón también es notable. En el último mes y medio solo le han podido ganar Betis y Palencia. Todo lo demás, victorias y creciendo en el juego.

Una plantilla mejorada con el regreso de Edu Gatell, equilibrada con el fichaje de Brano Dukanovic y más completa con el de Evaldas Zabas. El Castellón no tiene menos plantilla que el COB, ni mucho menos.

Una batería larga en el perímetro con puntos y físico, centímetros para 'trampear' en el 'tres' y el 'cuatro' con Sabonis y Lucas y uno de los jugadores más en forma de la competición, Juanjo García. Banquillo largo y experiencia para salir sin problema de la zona delicada. Otra historia es que les de para engancharse a tiempo a la pelea por algo más.

Enfrente, el COB de siempre. El equipo competitivo y ambicioso de cada partido. Convencido de poder estar en play off y superar los mejores pronósticos. Con un Pazo cada vez más poblado e implicado. Una alianza que en los últimos tres meses solo ha conseguido romper el Granada. 

La victoria ourensana no tiene secretos. Si llega es porque estará intenso en defensa y tiene equilibrio en ataque. Si mantiene el nivel de acierto en el triple es el equipo más en forma en la liga de los mortales. En la zona, Rozitis y Watson no saben lo que es desertar. Juntos o por separado.

En el último partido antes de la marcha de Pepo Vidal por las ventanas FIBA, el COB busca una victoria que le permita seguir metiendo terreno sobre el décimo clasificado. Haciendo granero para pelear por un objetivo ambicioso, pero todavía lejano. Complicado en una liga tan igualada que un equipo de la zona baja puede llegar a la cancha de uno que aspira a la segunda plaza y ganar por decreto. Sin milagros ni recitales. En esta LEB Oro no existen las sorpresas ni las cenicientas. Están todos avisados.