Zona COB

Sigue sonriendo Alfredo

Zona COB

leb oro

Sigue sonriendo Alfredo

Alfredo Ott saluda a uno de lo colaboradores del club, Manolo "Bombón", tras el partido (JOSÉ PAZ).
photo_cameraAlfredo Ott saluda a uno de lo colaboradores del club, Manolo "Bombón", tras el partido (JOSÉ PAZ).
En la típica y casi tópica "Vuelta al cole" el COB demostró su seriedad y que el norteamericano tiene mucho que ofrecer

La vuelta al Pazo Paco Paz al inicio de cada temporada se ha convertido en algo así como un retorno al cole, un pequeño 'flashback' a la infancia, con sus nervios, ilusiones y algún que otro miedo.

Porque, por muy valientes que parezcamos, cuando se inicia un proyecto, el sudor en las manos  y el temblequeo de piernas le llega a todos, más todavía cuando estás expuesto a una afición que viene de saborear un play off que supo a gloria y dejó ganas de más.

Ahí, en ese primer día de curso, a los jugadores, los verdaderos protagonistas se les vio más expectantes que nerviosos, tras una pretemporada en la que han ido de menos a más, un inicio de liga en el que llevan un pleno de victorias y la constatación de que en cuanto a estilo de juego la mayor estridencia que veremos esta temporada serán los calcetines de Víctor Serrano.

Y es que este COB, que Gonzalo García de Vitoria y Miguel González han confeccionado a base de encaje de bolillos económico, sabe a lo que juega y  eso es algo que a estas alturas de la película vale casi más que un 'cinco' dominante.

Buena parte de ese 'saber estar' lo aporta un hombre veterano ya, con unos cuantos kilómetros a sus espaldas, un buen lote de equipos en su historial y un carisma que se le sale por los poros de su piel nacida en Nueva Orleans.

Alfredo Ott, sin proponérselo, o por lo menos esa es la impresión que transmite desde la banda, es el ejemplo de lo que es este COB, trabajo y dedicación en la búsqueda de un fin común, superar los listones marcados por un presupuesto que se resiste a crecer a pesar de los buenos resultados.

Ayer, a golpe de debut casero hizo puntos, recogió rebotes e hizo disfrutar a todos los asistentes con su juego. Bueno, a todos menos a Brano Dukanovic que pasó más tiempo corriendo detrás de él en el último cuarto que defendiéndole, especialmente en el minuto final, cuando el norteamericano decidió que ya se había jugado lo suficiente y había que 'manosear' la pelota un poco más de la cuenta.

Todo ello con la humildad de un tipo que se ha hecho un nombre en la LEB Oro a base de esfuerzo, que ha disfrutado y sufrido mucho a partes iguales y que es capaz de 'trolear' en una entrevista al que escribe estas líneas, dejando que le pregunten en un inglés propio de los VHS de 'That´s English' para terminar contestando como un señor de Burgos, eso sí, sin perder esa sonrisa socarrona que también sale a relucir cuando después de 10 minutos sobre la cancha roba un balón y termina un contraataque con un mate para delirio parroquial.

Por eso, sigue sonriendo y haciéndo sonreír a la afición Alfredo, porque quizá no eres consciente de lo difícil que es ser el favorito de la grada y tú, en este año y poquitos meses que llevas en Ourense ya te has buscado un huequito en su corazón, incluso en el de alguno que ahora sigue al equipo desde algún lugar del espacio tiempo que debe haber tras la muerte. Sigue así Alfredo, seguro que Etelvino y Elías hoy han sonreído desde donde quiera que estén, lo mismo que los aficionados que se han ido contentos a sus casas.

Queda mucha liga, pero oigan, si el resto de clases son así, creo que a todos les va a gustar este curso. Que pase el siguiente.