Zona COB

Tiempo para quitarse la careta

Zona COB

Zona COB

Tiempo para quitarse la careta

Yankuba Sima machaca el aro durante un entrenamiento. (AC)
photo_cameraYankuba Sima machaca el aro durante un entrenamiento. (AC)
El COB recibe al Alicante con el objetivo de dejar atrás su mala racha en el Pazo y dar un paso importante en la pelea por entrar en los play off

Partido de relumbrón en el Pazo. Por muchos motivos. Una vez superada la polémica del horario (tanta paz lleve como gloria deje), el baloncesto gana protagonismo en una tarde-noche en la que habrá reencuentros, cruce de rachas y planes de partido opuestos. El COB recibe al Alicante y lo hace con ganas de cortar su mala racha en casa (dos derrotas seguidas) y dos meses en los que el balance es un 2-7 que les ha hecho salir de los puesto de play off. Nada excesivamente grave si tenemos en cuenta presupuesto y objetivo real, pero que sería bueno cambiar de raíz para pelear por cotas más altas.

El de hoy es un partido para quitarse la careta, para intentar dar un golpe en la mesa y argumentar que hay capacidad para estar entre los nueve primeros. La última derrota en Palencia evidenció la gran asignatura pendiente del COB este curso: se agarra a los partidos durante el 90% del tiempo pero, en ese 10% de desconexión, dilapida sus opciones. Lección aprendida, sí, pero todavía no corregida.

Será un duelo en el que Balaban volverá a necesitar soldados a su lado en la batalla. Con el serbio solo no suele llegar. No es la primera vez que se escribe ni se lee, pero el paso adelante de Ott y Edu Martínez (su versión habitual durante tantas temporadas) se sigue necesitando.

Otro de los focos se sitúa en el puesto de base. Óscar Alvarado buscará combinar su faceta de dirección con la de anotación para imponer su ritmo de juego ante un Llompart que tiene la ACB en su ADN. Una prueba de nivel el canario, al que motivación no le faltará.

De la segunda unidad, Connor Wood parece el más fiable a día de hoy. El tirador canadiense se está acostumbrando a anotar 4 o 5 tiples por partido. Bendita costumbre. Pero la intensidad de Tshiskaya ante un Alicante que tiene sobresaliente en intensidad, o los galones que debe reclamar Yankuba Sima serán anhelos a conseguir.

En racha

Y es que al Pazo llega el rival más en forma de la categoría. Por fondo y forma. Nadie puede igualar su racha de seis triunfos consecutivos. Pero, además, la forma de conseguirlos, especialmente ante rivales de mayor potencial teórico, les ha hecho dejar de ser una promesa para convertirse en realidad.

Tienen al jugador más valorado de la LEB Oros. Bamba Fall anota, rebotea e intimida. Pilar fundamental en la zona gracias a sus 2,15.

Además del ya citado Llompar, tienen una plantilla que permite alternativas. A nivel anotador, destaca el estadounidense Pitts. Pequeño y matón. Sale habitualmente desde el banquillo y no tiene miedo a activar el modo "microondas" para encender a los suyos.

El oficio de Busquets y Galán, la calidad exterior de Schmidt, los centímetros de Mendiola y la movilidad de Onwenu lideran a un equipo de calidad que no se ha encontrado las victorias por casualidad. Nadie llega a mediados de febrero con 13 triunfos si no tiene talento.

Al frente de todos ellos, Pedro Rivero. El histórico jugador excobista regresa a un Pazo que le tiene cariño y respeto a cantidades industriales. Momento que recordará.

Pero más allá de recuerdos, la tozuda realizad obliga a dar el máximo. El COB quiere volver a celebrar. Sin urgencias, sí, pero con la necesidad de hacerlo. Toca dejar disfraz de víctima en casa y vestirse con el de verdugo. El objetivo, salir del Pazo con una sonrisa y una victoria más en el casillero.