La Región

MINUTO A MINUTO

El COB sueña a lo grande

El conjunto que entrena Gonzalo García de Vitoria volvió a ser superior en Pumarín y se impuso a un Oviedo que llegará al Pazo contra las cuerdas

Los jugadores del COB celebran su  victoria ante el Oviedo.
Los jugadores del COB celebran su victoria ante el Oviedo.
El COB sueña a lo grande
OVIEDO 71 - 76 RIO OURENSE TERMAL

 

El Río Ourense Termal ha vuelto a hacerlo. En un planteamiento mejor que el de su rival, el equipo de Gonzalo García de Vitoria se repuso a las bajas para imponerse a un Oviedo que llegará al Pazo contra las cuerdas.

En la previa, todos apuntaban a un aumento de la intensidad y dureza del encuentro y así fue. Desde el salto inicial, el conjunto asturiano planteó mucho contacto y el COB no rehuyó. Al igual que en el partido del jueves, Sergio Rodríguez tomó el mando del ataque ourensano y gracias a su repertorio de movimientos permitió que los ourensanos abriesen la primera renta en el marcador, en estos minutos inicial bien acompañado por un Rozitis que recordó al de los meses iniciales de temporada (a pesar del recado inicial de Arteaga). 

La segunda falta de Masters mediado el periodo no cambió el escenario y solo una canasta final de Llorente frenó una sangría evidente en la defensa local (17-22).

Y si en el primer partido el protagonista fue la reacción fue Ahonen, en el segundo el turno fue para Bryce Douvier, quizá el más completo de los suyos y el que vio aro con más facilidad. Espoleado por su compañero, Ahonen también comenzó a anotar y a falta de 4:40 para llegar al descanso y con Masters en el banquillo por la tercera falta personal, los ovetenses se pusieron por delante en el marcador (31-29). El tiempo muerto de Gonzalo García no surtió efecto y cinco puntos consecutivos del finlandés marcaron la máxima local hasta ese momento. A un minuto del final, una canasta de Zamora y tres puntos de Watson dejaron el partido prácticamente en tablas llegados al ecuador (38-37.) 

De nuevo, el Oviedo salió mejor a Pumarín tras el paso por los vestuarios. Más agresividad y los mejores minutos de Arteaga y Ahonen ampliaron la renta de los de Javi Rodríguez hasta los seis puntos, momento en el que un triple de Sergio Rodríguez (el mejor del COB) inició un duro parcial de 9-0 que devolvió el marcador a la normalidad. A continuación, cinco puntos consecutivos de Douvier y nuevo parcial, en esta ocasión de 6-0 (con canasta tras dos rebotes ofensivos incluida) para dejar el marcador en 50-54 a falta de diez minutos.

Dos mates casi consecutivos de Earl Watson en los compases iniciales del último acto cayeron como un jarró de agua fría sobre el animoso grupo de aficionados del Oviedo (52-60 y 54-62), que llenaron Pumarín y en medio de reclamaciones de un pabellón nuevo empujaron a los suyos a un nuevo intento de remontada, ahora con Arteaga como anotador y Douvier como artillero exterior.

Y en la recta final, cuando el partido se apretó y las manos empezaron a temblar, aparecieron los galones de Zamora, Rodríguez y Ott, que mantuvieron la calma cuando Oviedo intentó subir un punto la agresividad defensiva.

Cinco puntos seguidos del internacional venezolano, la calma del norteamericano y el acierto desde la línea de tiros libres (ayer sí hubo buen porcentaje) del canario (65-72) certificaron la segunda victoria en el play off del COB ante un Oviedo que demostró con ocho puntos ne los últimos 20 segundos que es capaz de darle la vuelta a una eliminatoria que tienen muy cuesta arriba.

Con el zurrón lleno, toca descansar. El tercero, el jueves en el Pazo.