La Región

LEB ORO

Triunfo con sabor a play off para el COB

El Río Ourense Termal, en su retorno al Pazo, dominó y supo sufrir de manera coral en los compases finales para llevarse el triunfo ante el Baloncesto Melilla

Zamora celebra uno de los dos triples clave para la victoria del COB.
Zamora celebra uno de los dos triples clave para la victoria del COB.
Triunfo con sabor a play off para el COB
COB 68 - 60 Melilla 

 

El Río Ourense Termal se sobrepuso a las bajas de Sergio Rodríguez y Duby Okeke para imponerse al Melilla en un intenso encuentro con aroma a play off de ascenso a la Liga ACB.

Un partido que no decepcionó a ninguno de los 3.000 ourensanos presentes en el Pazo Paco Paz y en el que la emoción estuvo servida hasta los últimos minutos.


"Vidal es la amenaza" afirmaba Alejandro Alcoba en la previa del encuentro y por ello situó a Caleb Agada a defender al uruguayo


En esos primeros momentos, parcial inicial de 2-8 con el ex de Coruña Jesse Chuku como acaparador de tiros y juego. Suyos fueron los siete primeros puntos del Melilla y suya también la falta que cortó la anotación de su equipo. Ahí aparecieron Ott y Vidal con dos triples consecutivos que cambiaron la dinámica y pusieron por delante a un COB, que apoyado en la fuerza de Van Wijk, abrió la primera brecha en el marcador cumplidos los diez primeros minutos de juego (20-17).

El 0-7 de inicio de segundo cuarto espoleó a los ourensanos, que vieron como Andrezj Pluta firmaba los que fueron quizá sus mejores minutos en ataque de la temporada. Dos triples limpios consecutivos y mucha valentía del polaco para mantener al Río Ourense Termal por encima en el marcador e impedir que Urtasun, Franch y Zyle le diesen la vuelta al marcador (28-26).

La irrupción de Muratovic (anotó cinco puntos consecutivos) y Rozitis (los seis siguientes) en los compases finales del periodo permitieron al COB irse al vestuario con una mínima ventaja en el marcador, a pesar de una esperpéntica jugada final en la que la mesa y los árbitros arruinaron la táctica planteada por García de Vitoria con poco más de un segundo por jugar (39-36).


La intensidad anotadora se convirtió en tensión tras el descanso


Sin apenas puntos en ambas canastas, el juego se convirtió en un correcalles hasta mitad del acto, cuando el choque se tranquilizó y llegó el orden táctico.

Ahí en el juego estático, el COB fue mejor, a pesar de verse superados (especialmente Watson) por las torres interiores del Melilla. Dos triples más, uno de Zamora y otro de Van Wijk aumentaron la ventaja local hasta el 54-47 a falta de diez minutos.

Ese triple de Van Wijk se convirtió en un muro invisible para los de García de Vitoria en los últimos diez minutos. El cansancio por la falta de rotación y el talento de la plantilla del Melilla se unieron para endosar al COB un 0-10 de parcial que hizo saltar las alarmas (54-57) a falta de cinco minutos.

Ahí, como casi siempre, apareció el capitán, Jhornan Zamora. Un triple suyo, a falta de 3:30 por disputar, fue la primera canasta local en juego del periodo y de la mano del Pazo, que despertó del letargo. A continuación, una buena defensa y otro triple del internacional, que cayó como una losa sobre el Melilla, incapaz de reaccionar y que vio impotente como Rozitis con cinco nuevos puntos y una nueva canasta de Zamora, se le escapaba una victoria que durante cuatro minutos acariciaron.

Finalmente, cuarto triunfo consecutivo del COB, que se aúpa al séptimo puesto empatado a diez triunfos con el quinto clasificado.