Portada

¿Por qué no te explicas?

Cartas al director

¿Por qué no te explicas?

Las informaciones que la prensa desvela estos días sobre supuestas actividades ilícitas del rey emérito Juan Carlos I, unidas a su posible exilio/retiro/fuga en República Dominicana –donde según los expertos no será fácil citarlo ante la Justicia–, revisten la suficiente gravedad para exigir explicaciones. Y quiero aclarar que la inviolabilidad constitucional que goza ampara lo que hizo en el desempeño de las funciones inherentes a su cargo, jamás posibles trapacerías para lucro personal.

Precisamente, la dignidad del destino que ejerció, la jefatura del Estado; el palacio donde vive, y que todos le pagamos; la repercusión mundial del caso, que está en muchas portadas; su responsabilidad como más alto representante del Estado español en las relaciones internacionales, que no debió enturbiar con acciones presuntamente ilegales, le obligan a explicarse ante los españoles.

Al contrario de lo que, rebosante de santa indignación, reclamó a Hugo Chávez, yo le pregunto: ¿por qué te callas?