Imprimir

Aprende idiomas y mejora tu vida

Modesto Corderí Novoa | 27 de febrero de 2019

Aprendiendo chino.
Aprendiendo chino.

Cuando nacemos nuestro cerebro está programado para escuchar 600 consonantes y 200 vocales que componen  las lenguas del mundo

En un mundo globalizado, aprender idiomas nos da muchas ventajas, no solo para cuando vamos de viaje, sino que también nos ayuda a mejorar nuestro cerebro y nuestra calidad de vida. Cuando nacemos, nuestro cerebro está programado para escuchar las más de 600 consonantes y 200 vocales que componen las lenguas del mundo. En nuestro primer año de vida nuestros cerebros comienzan a especializarse en los sonidos que escuchamos con más frecuencia. 

 

¿A qué edad es mejor empezar a estudiar idiomas? 

La respuesta es que diferentes edades nos brindan diferentes ventajas. Cuando somos bebés, tenemos mejor oído para los diferentes sonidos; cuando somos niños, podemos aprender acentos extranjeros con una facilidad sorprendente. Cuando somos adultos, tenemos una mayor capacidad de atención y concentración además de unas habilidades cognitivas más desarrolladas que nos hacen mejores que los niños sobre todo en el tipo de aprendizaje “explícito”, es decir, en una clase con un profesor y unas reglas concretas. Esto es debido a que los niños no tienen el mismo control cognitivo y las capacidades de atención y memoria que los adultos. Sin embargo, los niños son mejores que los adultos en el llamado aprendizaje “implícito”, es decir, aprender y adquirir un idioma sin “darse cuenta”. Recientes estudios sobre plasticidad cerebral demuestran que nuestro cerebro siempre está cambiando, con lo que es posible aprender un idioma a cualquier edad. Por supuesto que existen, además de la edad, multitud de factores que influyen en el aprendizaje de idiomas, como son la motivación, la metodología de enseñanza, las circunstancias sociales y también factores emocionales. Sólo aprendemos de verdad cuando nos emocionamos y cuando nos interesa lo que aprendemos.


Ventajas de aprender idiomas


Mejora el cerebro

Al aprender un idioma nuevo nuestro cerebro tiene que adaptarse a nuevas reglas y sonidos con lo que está desarrollando nuevas estrategias de aprendizaje y habilidades cognitivas que se aplican a resolución de problemas. Idiomas como el chino mandarín en el que se utilizan caracteres con un significado y sonido asociado hacen mejorar todavía más al cerebro ya que se establecen más conexiones entre las neuronas.

Varios estudios demostraron que aprender idiomas ayuda a mantener nuestra flexibilidad mental y nuestro cerebro sano retrasando en al menos cuatro años la aparición de síntomas de demencia o Alzheimer.

Mejora nuestra memoria

Para aprender un nuevo idioma necesitamos no solo conocer las reglas gramaticales y el nuevo vocabulario sino también la habilidad de recordarlo y utilizarlo correctamente. 

Nos hace más tolerantes

Aprender un idioma nos hace ser más tolerantes y tener una mente más abierta porque nos permite ver el mundo a través de una nueva perspectiva y cultura diferente. Nos permite poder comunicarnos con más gente. En el caso del chino mandarín, por ejemplo, nos acerca a una lengua que habla un quinto de la humanidad.

Mejora nuestra habilidad de realizar varias tareas simultáneas

Las personas que han desarrollado la habilidad de pensar en diferentes idiomas y cambiar de uno a otro son mejores realizando varias tareas al mismo tiempo.

Nos ayuda a encontrar trabajo

En el mundo actual y gracias a las nuevas tecnologías trabajamos de forma global, con clientes y proveedores de países y culturas muy diversas. Según decía Nelson Mandela “Si le hablas a una persona en inglés, le estás hablando a su cabeza, pero si le hablas en su lengua materna, le estás hablando directamente a su corazón”. Uno de los idiomas más solicitados en el mercado laboral es el chino mandarín. Tener conocimientos de este idioma abre las puertas a empleos en las mejores empresas.

Mejora el rendimiento en otras materias académicas

Diversos estudios demuestran que los estudiantes de idiomas tienen más desarrolladas las habilidades cognitivas, lo cual es beneficioso para el aprendizaje de cualquier otra materia. Las habilidades lingüísticas mejoran la capacidad de resolver problemas, la comprensión oral y las habilidades comunicativas. Los estudiantes que hablan varios idiomas suelen obtener mejores calificaciones que los que sólo hablan un idioma.

¿Qué método para aprender idiomas es mejor?

Es muy importante utilizar un buen método para aprender un idioma. Además de los métodos tradicionales, es muy útil emplear técnicas dramáticas. 

Mediante las técnicas dramáticas, los alumnos aprenden un idioma en un contexto concreto, en el que tienen que aprender a escuchar a los compañeros y trabajar en equipo siguiendo un objetivo común de contar una historia. 

El uso de técnicas dramáticas aplicadas al aprendizaje de idiomas en el aula desarrolla la creatividad y la imaginación. El alumno es, a la vez, actor, guionista y director de su propia historia. También a nivel de trabajo emocional, ya que, según el neurocientífico Jesús C. Guillén, “los alumnos en teatro suelen estar más motivados que en las clases tradicionales debido a su participación en actividades vivenciales. Compartir con otros compañeros les permite auto controlarse, mejorar la comunicación y empatizar más.”

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.laregion.es/articulo/xornal-escolar/aprende-idiomas-mejora-vida/20190227133500856942.html


© 2019 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons