Imprimir

Los concellos ourensanos abogan por sacar el patinete eléctrico de la acera

La Región | 15 de abril de 2019

Un joven circula con su patinete eléctrico por la praza Maior.
Un joven circula con su patinete eléctrico por la praza Maior.

La FEMP recomienda modificar las ordenanzas de tráfico y establecer por norma las "calles 30"

La movilidad ha sido uno de los focos de debate habituales en el mandato que está a punto de concluir en Ourense. Cuatro años en los que, primero a través de la mesa de movilidad y después en el proyecto Móvete por Ourense, se han tratado de sentar las bases del diseño de la ciudad, coincidiendo todos los grupos políticos en la necesidad de priorizar al peatón por encima del vehículo privado, pero que también debe tener en cuenta los modos de transporte alternativos que están surgiendo y que se dejan ver, con cada vez más asiduidad, por las calles ourensanas.

Se enmarcan en esta categoría los vehículos eléctricos, en cualquiera de sus modalidades (bicicletas, patinetes), y el debate sobre si pueden circular por las aceras o deben hacerlo por la calzada. El concejal de Tráfico, Carlos Campos, avisaba en el pleno en que se debatió una propuesta de elaboración de ordenanza para regular el patinete eléctrico que se precisaban unas directrices claras a nivel estatal y así se ha pronunciado la semana pasada la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que ha elaborado una serie de recomendaciones aprobadas por unanimidad en la última junta de gobierno.

Entre ellas, se deja claro que no es una obligación para los concellos redactar una ordenanza específica para los nuevos vehículos, sino que bastaría con modificar la norma de tráfico para dejar claro que no puedan circular por espacios peatonales, sino que deberán hacerlo por la calzada en carriles de tráfico motorizado con una velocidad limitada a 30 kilómetros por hora o carriles bici con limitación entre 10 y 20 kilómetros por hora.

La FEMP insta también, como hace la Dirección General de Tráfico, a establecer por norma, las "calles 30" en las ciudades intermedias, un camino fijado en el plan Móvete por Ourense, cuyo principal desafío es conseguir esa gran "almendra peatonal", saliendo de los límites fijados actualmente por el Casco Vello y permitiendo ir caminando desde el Campus hasta el barrio de Mariñamansa.

Desde que concluyó el Móvete por Ourense, únicamente se han ensayado las peatonalizaciones de las rúas Xocas y Cardenal Quevedo, restricciones de tráfico que no han causado el efecto deseado, ya que la falta de acciones para urbanizar estas calles, limitándose el Concello únicamente a señalizarlas, no han surtido el efecto deseado, siendo frecuente seguir viendo vehículos circulando y los peatones manteniéndose en las aceras. 


Las ordenanzas de accesibilidad y veladores, factores a tener en cuenta


El diseño de la movilidad no puede ser tampoco ajeno a cuestiones como la accesibilidad o la colocación de terrazas, otros dos retos que quedarán en la lista de tareas del gobierno local que se constituya tras las próximas elecciones de mayo.

Aunque se han elaborado borradores de ordenanzas en este mandato, no han evolucionado lo suficiente para salir adelante, surgiendo además en las últimas semanas nuevos condicionantes que obligarán a reformular los planteamientos, como reconocían recientemente los concejales del PP Flora Moure y José Cudeiro.

En este sentido, una sentencia del Tribunal Supremo considera que no debe permitirse la instalación de terrazas de hostelería adosadas a las fachadas de edificios, al convertirse en obstáculos para personas ciegas en sus itinerarios. Otro factor a tener en cuenta, ya que el gobierno local cifraba en una junta de área reciente que alrededor del 80% de terrazas tenían permiso para estar adosadas a fachadas. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/ourense/concellos-ourensanos-abogan-sacar-patinete-electrico-acera/20190414225233866081.html


© 2019 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons