Imprimir

La desescalada política

La Región | 01 de junio de 2020

La pandemia ha evidenciado la enormes fisuras que existen entre la ciudadanía y unos políticos que dicen gobernarnos sin importarles nada más que sus sillones y sus intereses.

La pandemia ha evidenciado la enormes fisuras que existen entre la ciudadanía y unos políticos que dicen gobernarnos sin importarles nada más que sus sillones y sus intereses.

El coronavirus ha descubierto que estamos siendo gobernados por unos incompetentes y por una oposición que tampoco presenta unas credenciales dignas de ser tomadas en consideración por el tono y por la forma en que se manifiestan. Las descalificaciones y los agravios en sede parlamentaria, de unos y de otros, son una auténtica vergüenza que han sido ampliamente difundidas y que no merecen más atención.

El problema, el verdadero problema, es que tenemos una clase política de muy bajo nivel, que no ha sabido estar a la altura de las circunstancias en un momento excepcional y que no vaticina mejores augurios. 

Creo que la sociedad debería exigir una prórroga de la desescalada. Una fase 5 en la que el Gobierno y el Parlamento en pleno deberían dimitir. Y una fase 6 en la que entraríamos en una “nueva normalidad”, con nuevos políticos a los que habrá que desear mejor suerte por el bien de todos.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.laregion.es/cartas-al-director/enrique-stuyck-roma-madrid/desescalada-politica/20200601214134950035.html


© 2020 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons