Imprimir

La industria ourensana está abierta pero la producción es aún irregular

A. Nespereira | 09 de julio de 2020

20200708195730117_resultado
Vial principal del parque empresarial de Pereiro de Aguiar.
La cara la ofrece la mayor parte de las auxiliares de automoción; la cruz, el textil o la aeronáutica

El movimiento en las zonas industriales ourensanas es intenso, pero está por demostrar que la actividad obedezca al mismo patrón. "No creo que haya aquí ningún empresario que no haya pasado por momentos muy difíciles y la inmensa mayoría no solo los superaron sino que han salido fortalecidos". Ese es uno de los mensajes que transmite José Antonio Rodríguez Araújo, presidente de la asociación de empresarios del polígono de San Cibrao. Optimista por un lado, realista por el otro: "Vivimos un momento de máxima incertidumbre, con unas previsiones nada buenas que nos anuncian que lo peor está todavía por llegar, también aquí en Ourense".

Esta es la foto fija del cinturón industrial ourensano: las empresas están abiertas, pero lejos de la producción anterior a la pandemia. Por sectores los hay que sí han tomado velocidad. La industria de la automoción ha reabierto en mayo, los concesionarios lo hicieron el día 11 y las empresas de componentes que están en la provincia ha ido llamando a sus trabajadores, que salieron del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). El grupo PSA en Vigo ha puesto una marcha más y los proveedores locales han ido acompañando. Fuentes del sector confirmaron que Faurecia —una de las más importantes de Ourense, con más de 400 empleos— ha vuelto al tajo y desde el pasado 17 de junio no hay ningún trabajador en ERTE. Incluso ya se están haciendo horas extras y se ha contratado a media docena de eventuales.

20200708195730440_resultado

Vial principal del parque empresarial de Pereiro de Aguiar, el 8 de abril, prácticamente desierto.

Otras del gremio han recuperado actividad, aunque la salida de los ERTE no es uniforme. La producción en las más de diez empresas de la actividad, con casi 2.000 empleos directos ven el panorama con cierto optimismo. "Veremos a ver lo que pasa en septiembre, no lo tenemos claro", explicó un empresario del sector, aunque consta que algunas industrias han comenzado a contactar con agencias de trabajo temporal para incorporar eventualmente nuevos trabajadores.

Pero las dudas se extienden a algunas otras empresas de otros gremios. Fuentes de Componentes Aeronáuticos, S.A. (COASA), que emplea a unas 400 personas en el Parque Tecnológico, puede verse afectada por las decisiones de su principal cliente, el gigante Airbus. La multinacional europea da por hecho que no tendrá nuevos encargos del modelo A350 los próximos años, a lo sumo se ceñirá a entregar los pedidos ya comprometidos. Coasa es uno de los suministradores de piezas del A350 y en el año 2018 llegó a aportar el 40% de la carga de trabajo de la compañía. Ahora la planificación debe reorganizarse para mantener el plan de negocio.

Ayudas administrativas

Por lo tanto, la sombra de la crisis sigue planeando. José Antonio Rodríguez Araújo, presidente del polígono, alude a que "las administraciones tienen un papel fundamental de ayuda a las empresas en un momento de tanta dificultad para que puedan mantener el empleo y entre todos podamos sostener el estado del bienestar". Diálogo social es lo que pide, pero está por confirmar.

20200708195730117_resultado

El mismo vial del asentamiento pero tres meses después, el 8 de julio, con más presencia de coches.

Mientras, aún hay muchas empresas con ERTE en vigor. A 30 de junio quedaban 7.969 trabajadores en el procedimiento suspensivo, de los cuales 6.638 eran por fuerza mayor y el mes anterior, el total de afectados era de 13.873 empleados, de los cuales 12.060 eran por fuerza mayor. Muchos de estos empleos pertenecen a la industria textil, todavía con un nivel producción muy bajo para lo que venía siendo una temporada normal. Adolfo Domínguez recuperó actividad en su sede central, pero solo tiene abiertas 240 de sus 390 tiendas en todo el mundo; es decir, el 62% del total. Solo el mercado dictará el ritmo de reaperturas.

Sociedad Textil Lonia (STL) sigue con su calendario de reaperturas pero aún le quedan unas cien tiendas cerradas, entre ellas en México, Chile, Panamá y otras zonas de Hispanoamérica. Sin contar que las ventas en alguna de sus emblemáticas, caso de París, Londres, Madrid o Barcelona están lejos de los objetivos de la compañía ourensana. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.laregion.es/articulo/ourense/industria-abierta-produccion-es-aun-irregular/20200708225202958706.html


© 2021 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons