Imprimir

El cierre de Ourense en pleno puente revitaliza los comercios y la calle

David Babarro | 11 de octubre de 2020

Los vecinos de Ourense y Barbadás, que no pueden salir del concello debido a las restricciones de la Xunta para frenar la propagación del virus, han aprovechado el sábado para dar un paseo, hacer deporte o ir de compras.
Los vecinos de Ourense y Barbadás, que no pueden salir del concello debido a las restricciones de la Xunta para frenar la propagación del virus, han aprovechado el sábado para dar un paseo, hacer deporte o ir de compras.
Los vecinos de Ourense y Barbadás pasan el puente del Pilar buscando las propuestas de ocio disponibles, entre las que destacan el deporte, las compras puntuales y los planes caseros, sobre todo relacionados con la lectura.

Los vecinos de la ciudad de Ourense y Barbadás afrontan el puente del Pilar buscando propuestas de ocio para pasar estos días festivos, marcados por las restricciones a la movilidad en ambos concellos.

La mañana en la urbe comienza tranquila, con muchas personas ataviadas con ropa deportiva, bastones de trekking y bicicletas, dirigiéndose a los paseos de la zona del Barbaña con la intención de aprovechar la sesión vespertina, favorecida por el clima casi primaveral, para hacer un poco de ejercicio, como en el caso de Mariví Estévez y Carlos Caride, una pareja que  se detiene a descansar tras una intensa sesión de ciclismo urbano: "Teníamos pensado ir un día por la costa, pero ahora toca fin de semana de película, manta y deporte", valora Carlos, mientras Mariví reflexiona sobre cómo encarar el puente: "No está tan mal. Por lo menos no tenemos horarios de salida a la calle y podemos coger la bici por la ciudad", finaliza.

"A primera hora estaba todo muy parado, aunque parece que ahora empieza a verse más gente. También noto menos tráfico de vehículos que un sábado normal", analiza Manuel Núñez, un taxista que, tras reincorporarse al servicio, planea tomarse los días libres que le corresponden para "descansar y andar un poco" con su esposa e hijos: "No vamos a ningún lado, estaremos todos juntos en casa", concluye al llegar a San Lázaro.

En el parque empieza a percibirse más actividad. Grupos de gente mayor charlan en los bancos -respetando distancias- sobre las novedades del día. "No tengo tiempo para viajar, y de todas formas hay que aguantar si queremos salir de esta situación", comenta Manuel Álvarez, mientras Ernesto Álvarez,  a su lado, matiza entre risas las palabras de su compañero: "Tiempo tiene, lo que no tiene es ganas".

A Valenzá (Barbadás). 10/10/20. Reportaje sobre el primer día de confinamiento en las localidades de Ourense y Barbadás por el alto grado de personas con Covid-19. En la foto el ambiente en el paseo cerca de Carrefour.
Foto: Xesús Fariñas

Auge lector

Unos metros al sur, Andrea Miranda destaca que su ocio consistirá en "planes caseros y un poco de estar al aire libre", algo con lo que está conforme: "Soy enfermera, y  veo bien las restricciones. Estoy habituada a entretenerme en casa desde el primer confinamiento , sobre todo con la lectura, por lo que el cambio no supone un trauma". En la calle Concordia, Antía Pérez, empleada de la librería Nobel, confirma este auge en la venta de libros, "sobre todo novelas", para el extenso fin de semana: "La gente viene para tener qué leer en el puente; hacer acopio o retomar el hábito. Incluso de otros concellos, como Pereiro, estamos recibiendo pedidos", expone.

"No se está tan mal, por lo menos te dejan salir a la calle, ir de terraceo y hacer deporte", opina Mariví Estévez

El paseo más transitado

Ante la escasez de opciones lúdicas, los ciudadanos optan por ir de compras, tomar algo en familia, o simplemente deambular entre los negocios de la calle del Paseo, que congrega a la mayor parte de la población ourensana. "Nuestros planes han sido destruidos", reconoce con sorna Raquel Vidal, que junto a su hija y su pareja, Carlos Mosquera, pasa la mañana "de tiendas y dando una vuelta por la ciudad. Vamos, lo que se puede hacer". Juan Carlos Fernández, junto a su esposa e hija, coincide con la opinión de la anterior familia, y mientras se encaminan al centro comercial Ponte Vella apunta que su plan es "hacer las compras habituales, algún paseo y quedarse en casa viendo una película".

La calma de Barbadás

En Barbadás, los vecinos enfatizan "la calma" y el "cambio en la afluencia" que perciben en el concello de una semana a otra: "A semana pasada sí que tiñamos xente polo barrio, pero este veu moita menos. Creo que coas restriccións a propia veciñanza de aquí non sae da casa, e os que sí o fan, baixan á cidade, de tendas ou a camiñar", opinan Pablo Varela y Leticia Martínez, residentes de A Valenzá, mientras que a su lado, Javier Pérez comenta que su plan para el puente no es otro que, "como o resto dos veciños, darlle moita caña ao sofá e descansar ata o martes".

A Valenzá (Barbadás). 10/10/20. Reportaje sobre el primer día de confinamiento en las localidades de Ourense y Barbadás por el alto grado de personas con Covid-19. En la foto el ambiente en A Valenzá.
Foto: Xesús Fariñas

Vuelven las pulpeiras

La oferta de ocio para este puente se amplía con el retorno de las pulpeiras, que vuelven a su actividad en la vía pública tras la rectificación del Concello de Ourense, que les permite continuar prestando servicio, extremando las medidas de seguridad y reubicando algunos puestos. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.laregion.es/articulo/ourense/movilidad-restringida-prohibida/20201010212117977865.html


© 2020 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons