Imprimir

Restauración del puente de Éntoma, en O Barco

La Región | 15 de junio de 2015

Las piedras-pretiles desaparecieron, en Éntoma.
Las piedras-pretiles desaparecieron, en Éntoma.

Las obras incluyen la eliminación del cemento y las piedras de los pretiles

El puente de Éntoma comienza a ofrecer un aspecto diferente. Las obras contratadas por la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria avanzan a buen ritmo y ya retiraron buena parte del cemento que había sido utilizado en la construcción, así como las grandes piedras que se instalaron a modo de pretiles.

El proyecto también incluye la mejora de los accesos, lo que obligó a cerrarlos al paso de vehículos y peatones. Hace meses, a la espera de que comenzase la rehabilitación del puente, un obradoiro de empleo forjaba las barandas de la estrecha calle que conduce a la construcción.

La actuación de la Consellería de Cultura contempla, además, la limpieza de la maleza del entorno. Con un presupuesto de 72.400 euros, fue adjudicado a Construcciones Mascareñas.

El puente consta de un único arco, de 6,75 metros de luz, y fue construido con lajas de pizarra y cimentado en la roca. Según explicó recientemente el arqueólogo Santiago Ferrer, forma parte de un proyecto de 1650 que contemplaba ocho obras destinadas a superar otros tantos cauces: Puente de Domingo Flórez, A Medua, Sobradelo, Éntoma, río Cigüeño, A Proba Arcos y Vilamartín. Todos ellos formaron parte del denominado Camiño Real. Otra de estas construcciones, que permanecía oculta, cubierta por tierra y asfalto: la de A Proba, fue recuperada hace semanas por el Concello de O Barco. Esta obra busca conocer su estado y mostrar la construcción.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/valdeorras/restauracion-puente-entoma-barco/20150615081814549739.html


© 2019 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons