Imprimir

San Rosendo da un paso más para adaptarse a cada usuario

La Región | 14 de Mayo de 2019

Cristina Losada, educadora social en la residencia de Os Gozos, y María José Penedo, directora del centro (MARTIÑO PINAL).
Cristina Losada, educadora social en la residencia de Os Gozos, y María José Penedo, directora del centro (MARTIÑO PINAL).

En la residencia de Os Gozos se realizará un estudio para valorar las necesidades de los residentes

Los trabajadores de la residencia Os Gozos de la Fundación San Rosendo han detectado, durante el último año, un incremento en la variedad de sus usuarios. En el marco de la iniciativa de la Fundación San Rosendo de adelantarse a las necesidades de las próximas décadas y ofrecer una demanda personal en base a las necesidades de los usuarios, desde el centro de Pereiro de Aguiar plantean el análisis de los residentes para elaborar nuevas propuestas. Para ello se tendrán en cuenta factores como la edad, la situación cognitiva y los gustos personales. El estudio abarcará desde junio de 2018 a junio de 2019, y a partir de él modificarán la actual oferta de actividades, que consideran escasa para todos los usuarios. 

"Queremos facer un estudio para definir o 'usuario tipo' dos residentes que entran no centro, e adiantarnos un pouco aos cambios que se están producindo no tipo de persoas que requiren atención nestes momentos", explica Cristina Losada, educadora social de Os Gozos. La residencia acoge alrededor de 200 personas, y presenta un índice de rotación elevado, por lo que el tipo de beneficiarios es muy distinto. "Os perfiles cambian según moitas variables: socioculturais, económicas... Xente que fai dúas décadas tiña algún tipo de adicción e que agora comeza a necesitar coidados, e creemos que estes usuarios van ir aumentando", asegura Losada. La horquilla de residentes oscila entre los cuarenta y más de 100, por lo que los trabajadores ven necesario atender a las diversas necesidades: "A xente máis nova que entra ten outro proxecto vital, distinto do que pode ter unha persoa moito máis maior. O tipo de vivencias, de experiencias, é moi distinto". 

La heterogeneidad obliga a una respuesta acorde desde la residencia, y desde la dirección son conscientes de ello. "Ha cambiado mucho la sociedad y tenemos que cambiar con ella, el concepto del antiguo geriátrico como tal ha desaparecido", señala María José Penedo, directora de Os Gozos. En el centro se hace una firme apuesta por adaptar los paradigmas a la realidad social. "Antes ingresaba gente nonagenaria, como mínimo de 70 años, hoy acogemos gran diversidad", apunta Penedo. "Non é mesmo unha persoa de 50 anos, que se dedicou ao ámbito artístico, que outra de 90 que vivía no rural e se dedicaba á ganadería", desgrana Cristina Losada. A pesar de que los usuarios no han reclamado variedad en la oferta, de modo directo, los trabajadores han detectado las carencias: "Vemos que hai personas que non son capaces de darlle saída ao seu proxecto vital nas actividades que agora mesmo se están ofertando, aínda que se trate de adaptar, creemos que ten que ser un pouco máis planificado". A partir de los resultados del estudio de perfiles, el centro le propondrá a los usuarios diversas programaciones, para que puedan escoger la que más se adapta a sus gustos. 


Amplia variedad de actividades en experiencia activa


La Fundación San Rosendo ofrece a sus usuarios, a través del programa Experiencia Activa, una amplia variedad de actividades, desde talleres de manualidades a encuentros para recordar las vivencias de la emigración. En el centro de Os Gozos, en Pereiro de Aguiar, proponen, por ejemplo, un mercadillo solidario en el que los propios residentes se encargan de atender los puestos, así como animar a los familiares y trabajadores a donar objetos para poner a la venta. Los usuarios también elaboran un calendario solidario anual en el que son ellos los que escogen el tema de las fotografías y la composición de cada una, además de ser ellos mismos los que posan en cada imagen. Por otra parte, otros se dedican a vender rifas entre las visitas de la residencia, para recaudar dinero para diversas causas sociales. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/ourense/san-rosendo-da-paso-mas-adaptarse-cada-usuario/20190514081145871721.html


© 2019 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons