Imprimir

El sombrerero anónimo llega a la ciudad

La Región | 15 de Mayo de 2019

Ausberto Hernández, con sombreros de Domingo Carranza.
Ausberto Hernández, con sombreros de Domingo Carranza.

El ecuatoriano Domingo Carranza inicia en Ourense su primera gira como maestro tejedor. El MoMA y celebridades de medio mundo han vestido sus piezas. Pero nadie conocía su nombre

Domingo Carranza cría cerdos, es campesino, albañil y líder comunitario. Pero sobre todo, es maestro tejedor de sombreros Montecristi. Para ser lo segundo no puede dejar de ser lo primero. Elena de Borbón o el papa Benedicto son algunas de las personalidades que han lucido sus sombreros. Cannes, Manhattan, Nueva York... En las mejores pasarelas ha estado Domingo Carranza a través de sus piezas, sin que nadie lo sepa. El artesano, con más de 30 años de experiencia, teje desde su aldea Pile, en Ecuador. Allí todo el mundo teje. Pero nadie sabe quiénes son. Hasta ahora.

Dos vecinos de Ourense, Ausberto Hernández y Sara Núñez, impulsan la lucha de este hombre por vender sus sombreros sin intermediarios. Carranza tenía que iniciar ayer su gira por Europa, con Ourense como primera parada. Un problema con el visado lo ha devuelto a Ecuador. Espera volver en dos semanas. Tiene una gira cerrada en embajadas, consulados y universidades españolas. "Escogimos Ourense por ser cuna de la moda", dice Hernández.

La curadora de una exposición en el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York fue un empujón. Quería contar con los sombreros en su muestra e invitó al artesano.  "Domingo no vive de sus sombreros a pesar de que sea uno de los mejores tejedores del mundo. Por motivos de trabajo, viajé en 2017 a Nueva York. En el MoMA me encontré a un señor dignamente vestido, pero que allí no encajaba. Pronto hicimos una gran amistad", cuenta Hernández. Pasó de cliente a amigo, inició un crowdfunding para financiar la gira europea de este artesano y le ayudó a montar una web donde Domingo Carranza es Domingo Carranza. "Es la primera vez que su marca es Domingo Carranza, su nombre", se enorgullece el amigo. 


Dignificar el arte de seis generaciones


Este artesano de Ecuador es la sexta generación de una familia de tejedores de sombreros Montecristi. Un arte por la que pagan miles de dólares en América y Europa, pero a los intermediarios. El objetivo de esta campaña es dignificar el arte. Que el artesano tenga facilidades para vender directamente al comprador. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/ourense/sombrerero-anonimo-llega-ciudad/20190515101856871981.html


© 2019 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons