Imprimir

"Sorpresa y tristeza" en Seixalbo ante la denuncia al cura por acoso a un menor

La Región | 10 de Marzo de 2019

El párroco ingresó en el CHUO, en estado grave, al sufrir un infarto

"Sorpresa", "tristeza" y "consternación" son las tres palabras más repetidas a lo largo de de este sábado en la localidad de Seixalbo, al conocer por La Región que el hasta ahora párroco del lugar, Manuel V.D. (77 años), fue denunciado por acosar a un monaguillo de la parroquia con wasaps con contenido sexual.

El cura fue cesado cautelarmente de todas sus tareas pastorales por el Obispado de Ourense esta misma semana, nada más tener conocimiento de que había sido denunciado por un menor de 15 años por "stalking" (acoso a través de mensajes por teléfono). De hecho, el sacerdote estaba pendiente de que el Juzgado de Instrucción 1 le cite a declarar en calidad de investigado.

Los vecinos del lugar aseguran tener en consideración al sacerdote, aunque destacan que estaba "bastante desvinculado de la vida social" de un pueblo caracterizado por su gran dinamismo. Aun así, "é unha persoa moi apreciada", destacaba este sábado el presidente de la asociación cultural Agromadas, Manuel Herminio Iglesias.

"Viña aquí tódolos días pola tarde para oficiar a misa pero despois xa se iba porque vive en Ourense", asegura Xosé Carballido, presidente de la Asociación de Veciños San Breixo (350 socios). A lo sumo, tras el oficio dominical se reunía con algunos feligreses mayores para tomar algo en el bar.

Los feligreses dicen que llevaban dos días sin misa vespertina porque, según les dijeron, el párroco "se encontraba enfermo". La suplencia del servicio ministerial y pastoral será coordinada desde la Diócesis de Ourense por lo que este sábado, según fuentes de la institución eclesiástica, estaba previsto reanudar las misas. Por el momento no habrá un cura concreto para Seixalbo y se asignará en función de la disponibilidad.

El obispo de la Diócesis, Leonardo Lemos, comunicó el incidente a la Santa Sede y la Conferencia Episcopal Española y, además, en aplicación  de los protocolos vigentes le suspendió cautelarmente del ejercicio público del ministerio sacerdotal, indicándole que interrumpiera toda la tarea pastoral mientras la investigación prosigue su curso. Además, simultáneamente, por orden episcopal, dio comienzo el proceso canónico de investigación preliminar y que podría culminar con una sanción del Vaticano.

La denuncia causó desconcierto en la práctica mayoría del vecindario de Seixalbo porque "o temos considerado como unha boa persoa sobre o cal non había reproches", explicaba este sábado Iglesias. Por esta razón, tanto desde la asociación vecinal como cultural creen que urge "unha investigación rápida para que se aclare o asunto canto antes", reiterando que le asiste la presunción de inocencia.


“Está en coma"


Los últimos acontecimientos que han rodeado al hasta ahora cura de Seixalbo han pasado factura a su salud. Según confirmó su propia familia, el sacerdote, que este año cumplirá 78 años, "está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tras sufrir un infarto". En la tarde de este sábado permanecía en coma y su estado era grave. 

Manuel V.D. se sintió indispuesto en la mañana de este sábado de forma repentina. Hasta ese momento, según explicaba su hermana, "estaba bien, no tenía ningún problema de salud".

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/ourense/sorpresa-tristeza-seixalbo-denuncia-cura-acoso-menor/20190310075811859432.html


© 2019 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons