Imprimir

Un delantero con mascarilla

La Región | 02 de abril de 2020

Pedro Rodríguez protege la pelota en un partido contra el Peroxa. (Foto: Óscar Pinal)
Pedro Rodríguez protege la pelota en un partido contra el Peroxa. (Foto: Óscar Pinal)
Pedro Rodríguez, goleador del Antela, trabaja en el CHUO como enfermero

El fútbol provincial sigue en cuarentena, como el resto de la población, que sigue con incertidumbre y preocupación los golpes de esta nueva plaga, pero de la que se irá saliendo si cada uno continúa aportando su granito de arena.

En el fútbol hay casos que están implicados activamente en esta batalla, como es el caso del jugador del Antela, Pedro Rodríguez que, desde su rol de enfermero, colabora para que el coronavirus vaya disminuyendo día a día: "Debemos mantener por encima de todo la calma. De momento no hemos tenido ningún problema. Aparte, al ser sanitarios, sabemos muy bien lo que tenemos que hacer en cada momento y reforzar el compromiso de no salir de casa".

El delantero antelano, que esta temporada regresó al club blanquinegro tras su escala en el Monterrei, lleva algo más de cuatro años ejerciendo una profesión arraigada en su familia, donde su padre (Jose María), que en su día fue entrenador y jugador, cumple la misma función en Porqueira: "Él y mi hermano Samuel me animaron a que abrazara esta profesión. Además, mi madre (Pilar) trabaja en el departamento de logística del CHUO".

En épocas menos estresantes que las actuales Pedro hace sustituciones tanto en el hospital, como en centros de salud "cuando nos llaman de la lista de empleo, pero en este momento mi hermano no está trabajando en el hospital, sino más bien realiza traslados en ambulancia y cuando el tiempo se lo permite también está estudiando odontología y dando clases on line".

El atacante antelano recuerda que "al principio llegaron en masa los pacientes y lógicamente había que atenderlos, pero también protegernos nosotros llevándolo de la mejor manera posible".

"Nunca imagine que tuviera que lidiar con esta catástrofe mundial, esta pandemia... Sin duda es el partido más complicado, porque no lo juegas tú solo, ni 11 jugadores, esto depende de todo el mundo y sino se rema en la misma dirección estamos perjudicando no solo a los sanitarios, sino que a todos en general. Es un enemigo invisible y muy complicado".

La guitarra

Pedro, que en la liga de Primera Galicia lleva marcados siete goles, siendo el tercer máximo anotador del equipo de Julio Rodríguez, busca en aquellos momentos de descanso en su domicilio "distraerme viendo series o leyendo libros sobre hechos policiales. Ahora me aficionado un poco a la guitarra y practico con ella".

La generosidad del jugador limiano es la de tantos profesionales de la salud. No sólo se limita a cumplir con sus respectivos turnos y horarios, "porque cuando no estoy de turno me ofrezco a ayudar a mis compañeros, con lo cual estoy casi todos los días en el hospital".

En el plano deportivo, el jugador del Antela se caracteriza por su entrega y esfuerzo en cada disputa del balón, al punto de ser muchas veces autocrítico con su labor sobre un terreno de juego y eso lo valoran sus entrenadores.

Los días transcurren con la esperanza de que este mal nos vaya abandonando definitivamente y Pedro jamás se ha visto desbordado en su función de enfermero: "Nunca me sentí abatido, pero en algunas circunstancias lo que sí sientes es agobio, frustración, porque lo que intentas es ayudar lo máximo posible y a veces no sirve. Pero nosotros no nos rendimos, porque de ser así algo fallará. Somos los que debemos dar la cara y siempre con las espadas en alto".

Echando la vista atrás el delantero jamás hubiese imaginado un escenario tan crudo y complicado como el que le toca vivir en el presente: "Hace unas semanas en Galicia estaba todo bien y de repente vino todo seguido, por eso hay que tener conciencia porque es muy complicado. Hay que ser fuertes y acabar entre todos con este mal. Lo conseguiremos".

Los mensajes y los deseos no deben caer en saco roto, como los del propio Pedro que insiste una y otra vez que aquí "ganamos todos quedándonos en casa y nosotros también dando ánimos y mucha fuerza, sin olvidarme de mi exequipo Monterrei, la familia futbolística que formamos en el Antela, como también a mis compañeros de la sexta planta norte del CHUOm donde estoy trabajando en la actualidad y que están llevando una labor inmensa. Y por supuesto a todos mis seres queridos".

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.laregion.es/articulo/deporte-local/un-delantero-con-mascarilla/20200401222026936494.html


© 2020 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons