Opinión

Chinchetas en el culo

Opinión

Chinchetas en el culo

Un plan rebelde se vertebraba en la mente infantil de un grupo de jóvenes. El objetivo era pinchar a la profesora de clase y por consiguiente hacer reír a los alumnos. Adquirir el liderato de bromista, el Bart Simpson en carne y hueso. Lo primero era conseguir un puñado de tachuelas, si el plan funcionaba con tan solo una, repetirían con el resto. En el último momento, uno de ellos boicoteó la broma pesada y utilizó el plan como fábula ajena. Los dos se sentaron a la vez. Los dos saltaron a la vez. Los dos sollozaron a la vez. Los dos aprendieron a la vez que lo que no te gusta que te hagan no se lo hagas a los demás. Sin embargo, el castigado fue el tercero en discordia.

 Este fin de semana en la Avenida de Compostela en Pontevedra, unos vándalos soltaron chinchetas para intentar sabotear el Campeonato del Mundo de Duatlón. No lo consiguieron. La organización fue ávida para localizar la trampa en al zona donde tenía que discurrir la prueba ciclista. 

Nadie sabe quién fue. No se conocen a los autores. Sin embargo, el lunes estarán atentos antes de sentarse en clase. O incluso en casa.