Opinión

No cansa votar, sí el ruido que hacen

Opinión

No cansa votar, sí el ruido que hacen

Lunes, 11 de febrero | Más en Xantar que en la manifestación

En la manifestación de Madrid, convocada para zurcir las costuras de España, que rompen por todos lados, según los convocantes, se dieron cita 45.000 almas. Es la cifra que dio la Subdelegación del Gobierno. Ya se sabe que, según quien mande en la institución, se juega o no al parchís: comes una y cuentas veinte. Ese día también tocaba recuento local de otra manifestación: 24.000 visitantes en la feria Xantar, según los organizadores, que se parecen bastante a los convocantes de las manifestaciones, por lo tanto siempre se suele tirar por elevación. ¿Se moviliza a toda España para detener su fractura y acuden apenas el doble que a un evento gastronómico?

Pero, ¿qué revolución es esta? ¿La de la carne ó caldeiro? Ourense, tierra de desmovilizados, lleva a más de 24.000 personas a profesar la fe de los bandullos y desde todo el solar patrio apenas hay 45.000 bizarros defensores de los marcos del país. Las cifras de los manifestantes en Madrid han servido de arma arrojadiza, una vez más. Es peligroso medir razones por el número de personas que salen a la calle, mucho más traducir algaradas en votos. Una protesta puede tener valor demoscópico, medir un estado de opinión, pero no es una promesa de votación. Si eso fuese así, en Ourense habría una abstención del cien por cien, porque aquí jamás hay motivos para la protesta.

Los de Sánchez barruntan un ejército de leales que irán con el voto socialista entre los dientes rumbo al colegio electoral solo porque en la zona de Colón y aledaños hubo menos gente de la que los propios socialistas temían que hubiese. Cuidado con esos cálculos, a ver si va a pasar como con Xantar que, yendo mucha gente, no fueron todos los amantes de la buena mesa, por mucho que se diga. 


Martes, 12 de febrero | Historias de desamor y desafección 

Los concejales socialistas de Carballiño Adolfo Nogueira, Charo González y Érika Paz presentan su renuncia como concejales del PSOE en Carballiño. Dice el primero de ellos: "Renunciamos xa que o alcalde non nos quere". Qué cruel es el desamor. Canta Luis Eduardo Aute: "Ay amor mío, que terriblemente absurdo es estar vivo sin el alma de tu cuerpo, sin tu latido". Más cruel será la desafección y el olvido de quien mediante el voto puso y quitará. Ya verán.


Miércoles, 13 de febrero | Siempre presente Madame Bovary

Madame Bovary se casó con el hombre inadecuado, cuyo único valor era el dinero. Buscó puertas afuera en otros brazos el calor que no tuvo puertas adentro. Las aventuras que buscó sin embargo, tenían fecha de caducidad. " La denigración de las personas a quienes amamos siempre nos aleja de ellas un poco", dijo por boca de Gustave Flaubert, su creador. En política el amor es efímero y despecho se agiganta y cronifica. Alberto Rodríguez, anónimo personaje ourensano, crédulo de que el viento de cola que traía Ciudadanos le empujaría a mares en calma, soltó unas cuantas diatribas porque el partido de Albert Rivera le dejó en la estacada. Dimitió por ello y zarandeó a siglas y dirigentes por haber cortejado a Pepe Araújo, fichaje que ahora viste de naranja.

Volvamos a Madame Bovary: "En su deseo confundía las sensualidades del lujo con las alegrías del corazón, la elegancia de las costumbres, con las delicadezas del sentimiento". Y así le fue. Y se marchó como hacen los encaprichados, dando un portazo. Con el aire que levantó con la maniobra dejó un fétido olor que se propagó: dejó graves sospechas en el Secretario de Organización de Ciudadanos, Laureano Bermejo, al que acusó, entre otras cosas, de quedarse con dinero de la militancia. No es elegante la reacción, pero muy preocupante resulta que esas acusaciones no hayan provocado una inmediata visita al juzgado. "Entonces, los apetitos de la carne, las codicias del dinero y las melancolías de la pasión, todo se confundía en un mismo sufrimiento; y, en vez de desviar su pensamiento, lo fijaba más, excitándose al dolor y buscando para ello todas las ocasiones". Otra vez Madame Bovary.

Jueves, 14 de febrero | Los Presupuestos muy bien, gracias

Y  un día de enero se derramó sobre las cabezas ourensanas una ingente cantidad de dinero virtual. Como bitcoins de chocolate. Los Presupuestos del Estado, esa vez sí, eran el flotador para la provincia. Socialistas y populares se las dieron de Pimpinela una vez más. Unos, qué gran invento; los otros, qué dispendio. Los Presupuestos patinan en el Congreso y Pedro Sánchez mira a sus ministros y les manda tocar como hizo el director de la orquesta del Titanic mientras el barco va a pique. Luego leemos en el periódico que los proyectos de Ourense no se ven afectados, mientras la orquesta, ya convertida en banda, sigue desafinando. Las cuentas, entonces, no alteran los proyectos ourensanos, entre otras cosas, porque no debe haber proyectos.

Viernes, 15 de febrero | Un amor que seguro es correspondido

Junqueras, en el juicio al secesionismo: "Yo amo a España". Seguro que tanto como España a él.

Sábado, 16 de febrero |  Las elecciones con sus problemas

Las elecciones no resuelven por sí mismas los problemas, aunque son el paso previo y necesario para su solución" (Adolfo Suárez, 14 de junio de 1977). Viernes, 15 de febrero de 2019, Pedro Sánchez, aún presidente del Gobierno, manda a votar el 28 de abril, un mes antes de las municipales. No cansa votar, agota el ruido ensordecedor que producen los vocingleros, la indisimulada ambición de procurarse sus garbanzos y los sodokus de las negociaciones del no es no. Solo le pedimos, como también dijo Suárez, "elevar a la categoría política de normal, lo que a nivel de calle es ya plenamente normal".