José Manuel Fernández Sobrino
Opinión

La linterna de Manolito

La pasada semana os contaba, más o menos, las modestas diversiones veraniegas de los niños de los años cuarenta que, a base de mucha imaginación y siempre fáciles de conformar, daban mucho de sí. En la ciudad, sin problemas, pero los que nos íbamos un mes o dos a los pueblos, a las aldeas, ya que…