Opinión

El toro de Osborne y la Torre de Ourense

Opinión

El toro de Osborne y la Torre de Ourense

Hispania Nostra entregó a la Fundación Osborne en el 2016 un premio especial en la categoría de “Señalética del patrimonio cultural". Declarando así patrimonio cultural al toro de Osborne tras más de 60 años de presencia en nuestras carreteras como seña de identidad nacional. Y valorando con este reconocimiento los trabajos de conservación, restauración y mantenimiento de esas míticas figuras y el esfuerzo económico que, desde hace más de medio siglo, viene realizando la empresa para mantenerlos, respetando el entorno natural. Noventa siluetas del toro de Osborne, situadas estratégicamente, y que son reconocidas internacionalmente como uno de los grandes iconos identitarios de España en el mundo y en la historia de la publicidad y de la señalización.

Hago esta introducción para que nos sirva de ejercicio de paralelismo con una parte de nuestro historia como ciudad. Me refiero a la Torre, edificio protegido por Patrimonio y que albergó el Hotel San Martín durante más de 50 años. Pues bien, aquí la gerencia y propietarios del -hasta hace un tiempo- llamado Hotel San Martín, y que así sigue en nuestra memoria, pero que ahora responde a los dictados del Grupo Barceló, estan empeñados en suprimir nuestras señas de identidad ourensanas a golpe de piqueta. Así, hace unos meses retiraban un rótulo que para los ourensanos era nuestro particular toro de Osborne, y ahora, no conformes con ello, quieren retirar la marquesina que anexiona la cafetería de la planta baja al hotel.

Pues desde esta columna les digo -tanto a la gerencia del grupo Barceló en nuestra ciudad, Ourense, como a la empresa inversionista, actual propietaria- que lo que pretenden eliminar es algo más que un rótulo y una marquesina. Porque las dos son parte de nuestra historia y de nuestra identidad .

En este tema , la comunidad de vecinos algo tendrá que decir y hacer, supongo. Y más cuando en declaraciones a La Región manifestaban que "tomaremos medidas después de que el propietario del hotel se comprometiera a mantener el rótulo del San Martín, que nació con el edificio y que precisamente tenía que ver con el nombre de la Torre” y "apelando a que el cartel pertenece a toda la comunidad y todos estuvimos en desacuerdo de que se quitase”.

En conclusión: espero y deseo que tanto gerencia del hotel como empresa propietaria reflexionen y no solo vean el edificio de la Torre como algo meramente especulativo. Y que tengan la suficiente amplitud de miras y sensibilidad con la ciudad donde se ubica nuestro particular rascacielos -punto de referencia de la sociedad ourensana, y de nuestros visitantes y huéspedes-, y repiensen las decisiones erróneas tomadas hasta el momento. Si así no lo hicieran, demostrarían tener una miopía comercial de órdago, por lo cual les diría que nadar contracorriente solo acarrea sofocos innecesarios. Gerencia y propietario, tomen ejemplo de la Fundación Osborne y cuiden y mimen las señas de identidad de la ciudad donde están ubicados con sus actividades económicas. Sin duda, la ciudad y los ourensanos que aquí nacimos y vivimos se lo agradeceremos.