Opinión

Fair balance

Opinión

Fair balance

Difícil para el seguidor del COB, después de sumar tres victorias consecutivas, justas, para a continuación sufrir el disgusto de tres derrotas, lastimosas las dos últimas, entender donde puede estar el grado de perfección/imperfección del conjunto ourensano. Habrá quien piense en ese caos, habitual en cada inicio de Liga, donde cualquiera puede ganar a cualquiera. Como habrá quien, siendo más pesimista, piense en las posibles debacles por venir. Ni la sublevación de la "pizarra", en el buen inicio, ni el "enredo" mental en la continuación. "Fair balance" -"en su justo balance"-

Cierto que este COB en nada se parece aquellos míticos "bad boys" (Detroit Pistons de Chuck Daly) -"cuando Rick (Mahorn) y Bill (Laimbeer) estaban en la zona sabías que ibas a salir escaldado" (Patrick Ewing)- con un enfoque hasta "bélico" del concepto defensa. Para la prensa de aquella época su trabajo no era gustar a la gente sino ganar a los equipos que le gustaban a la gente. Esto sin estar exentos de acierto en ataque. De ello debe aprender el conjunto ourensano. Abalado por los resultados una puesta en escena sencilla, efectiva y hasta atractiva para la grada, ahora corresponde ese punto de rebeldía, al igual que aquellos Pistons, arrebatar el poder a los rivales por la fuerza. Camino iniciado en la segunda parte del partido que le enfrentó al "físico" Valladolid, en la cresta de la ola en este momento, y que debe continuar, ya de manera inmediata, el domingo en Cáceres. Importantes los fundamentos pero no menos la perseverancia: "Fair balance".