Opinión

Sucedió una noche

Opinión

Sucedió una noche

Lo que para Frank Capra "Sucedió una noche" (película ganadora de los cinco premios más importantes de la Academia), que fue el viaje de una dispar pareja -pícaro él (Clark Gable) y rica heredera ella (Claudette Colbet) que en su caminar fue ganando en entendimiento hasta que "la manta de Jericó cae" es lo que para el Pazo son el adecuado y eficaz entendimiento entre Pepo Vidal y Davis Rozitis como protagonistas en el recorrido del COB por la Liga. Pareja tan heterogénea como complementaria en su rendimiento. En sus acciones lo clásico -pick and roll- es más vibrante y "trendy" que nunca.  

No era fácil relevar a quien, como hizo Reggie Johnson con sus puntos fue capaz de sustentar al COB la pasada temporada. Como que Davis Rozitis mantuviera su linea de rendimiento. Y no solo fue así, si no que, incluso podría superar lo logrado de mantener el entendimiento este binomio. Bien secundado, todo hay que decirlo, por la sobriedad de Ott, en una labor de "zapa" que acaba por descolocar a su rival, el liderazgo de Zamora y el físico de Sergio Rodríguez.

Es importante la dirección de Pepo Vidal, por lo que representa como contraparte de Rozitis, facilitando que Watson pueda "machacar" el aro rival o como apoyo de los más novatos Muratovic -gran partido ante el Prat-, Masters o Pluta, pero no es menos importante la actitud defensiva de Van Wijk, al que también le acabaran entrando su lanzamientos a canasta, junto con Alfred Ott, como favorecedores de un equilibrio defensa, ataque, imprescindible.

Te puede interesar