Opinión

El COVID-19, peor para los hombres

Opinión

El COVID-19, peor para los hombres

Hasta hace unos pocos días pensaba que esta columna dedicada a la igualdad de género bien podía quedar aparcada durante el confinamiento. El coronavirus ocupa de manera plena la actualidad, nuestras vidas y todo lo demás se perciben como asuntos fuera de contexto. Sin embargo, una de mis mejores amigas, que sufre la desgracia de tener a su pareja en una de las tantas UCI de España, me hizo el siguiente comentario al preguntarle por qué él, deportista, menor de 60 años y sin patologías previas estaba en esa situación: “Es un virus puñetero y ataca a los hombres”. 

Entonces me he zambullido en la red buscando las estadísticas del COVID-19 por sexos. Los resultados son sorprendentes. No soy una experta en la materia ni pretendo aquí lanzar teorías, sólo destacar los que los propios médicos que atienden a este amigo afirman: que de cada 9 personas que ingresan en la UCI, 8 son hombres. 

El Ministerio de Sanidad cuenta con la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica para realizar los análisis cuantitativos: en el Informe nº 19 para el COVID-19 del pasado 30 de marzo lo resumen de esta manera: “A medida que aumenta la gravedad, se observa también un mayor porcentaje de hombres y de pacientes con enfermedad de base. La prevalencia de enfermedad de base es de 20% en los casos no hospitalizados, 59% en los casos hospitalizados y 82% en los casos ingresados en UCI o fallecidos. En definitiva, los hombres, los pacientes de mayor edad y con enfermedades de base y factores de riesgo están más representados a medida que aumenta la gravedad”. 

Las estadísticas en materia de contagio son bastante similares entre hombres y mujeres pero la diferencia se acrecienta de manera considerable cuando la situación del enfermo es más grave.

Es decir, el virus afecta más violentamente a los hombres que las mujeres y el número de fallecimientos es más alto en ellos, de manera muy especial en la franja de edad superior a los 60 años.

La pregunta es evidentemente: ¿por qué?, ¿qué hace que en el hombre el virus sea mucho mas agresivo y mortal que en las mujeres?
Resulta llamativo que incluso en esta pandemia existan diferencias entre hombres y mujeres. Quizá haya incluso quien esté realizando macabras especulaciones sobre las razones. 

Pero el caso, de momento, es que los números son bien claros. Incluso comienzan a influir a la hora de la vuelta a la normalidad: la prensa italiana ya sugiere que a la hora de reincorporarse al trabajo sean los jóvenes y las mujeres los primeros en volver:

Por mi parte prefiero pensar que debemos dejarle tiempo a la ciencia para investigar y encontrar las causas de esta diferencia que hace que las mujeres reaccionen mejor ante el virus. Tal vez ahí esté una de las claves para conseguir frenar su avance o encontrar el antídoto que necesitamos.