Opinión

Sánchez no se fía de Iglesias

Opinión

Sánchez no se fía de Iglesias

No era un secreto, pero que Pablo Iglesias haya reconocido públicamente que el presidente del Gobierno no se fía de él y no le comenta los asuntos sensibles, es revelador. Revelador porque describe a las claras que en realidad la cacareada cohesión del Gobierno de coalición no es tal o si se prefiere, depende de para qué asuntos y en según qué circunstancias. Sánchez recela de Iglesias y no le informó ni de la salida de España de Juan Carlos I, ni de la inminente fusión/ absorción de La Caixa y Bankia.

¿Qué llevaría a Sánchez a ocultarle a Iglesias la marcha del rey emérito, noticia que lógicamente conocían el Jefe del Estado y también el ministro del Interior? Es probable que intentara evitar que alguna filtración complicara la salida. La inquina hacia la Monarquía de Podemos en general y de Iglesias en particular pudo estar muy presente en la decisión de ocultar una noticia de tanta trascendencia que deja al vicepresidente segundo en muy mal lugar. Parecida desconfianza explica la ocultación de la operación financiera que se estaba tejiendo entorno a una operación de gran calado que de culminarse - y todo indica que va por buen camino- alumbrará una entidad que por su volumen y recursos se convertirá en la primera de España.

La ocultación de esta operación ha sido doblemente significativa, humillante incluso, si recordamos que una parte sustancial del accionariado de Bankia es de titularidad pública y que Podemos lleva en su programa electoral la conversión de Bankia en una entidad totalmente pública. Pero, por decirlo coloquialmente, Iglesias traga. Llegó a la política asegurando que estaba preparado para "cabalgar sobre sus contradicciones" y en eso está. Dispuesto a soportar lo que sea con tal de mantener la moqueta y todo lo que de ella cuelga. Que es mucho. Porque pese a las diferencias que afloran entre los miembros del Gobierno le permite a Podemos ir permeando su proyecto ideológico en la sociedad española. Y aspiran a seguir haciéndolo durante los próximos años.