Opinión

No quieren cambiar

Opinión

No quieren cambiar

Desde la cumbre del clima de París han pasado otras, y el resultado no ha sido positivo. Occidente sigue los pasos marcados en esa cumbre, los países pobres quieren lo acordado en la celebrada en Marrakech, opuestas. Unos, eliminar el CO2 (que ya sabemos que no es el causante real del cambio climático), los otros, que quieren salir del atraso secular en el que se encuentran, lo que desean es mejorar lo más pronto posible su economía y el bienestar de sus habitantes. A todo ello añadamos que Rusia va por un lado, lo mismo que China o la India. EEUU y una gran parte de Europa siguen las directrices de Alemania, que en varias ocasiones ya dije que fue un rotundo fracaso, y que lo único que vale es la renovable. 

Wade Allison -profesor emérito de Física y miembro del Keble College de la Universidad de Oxford; autor de “Nuclear is for Life, Una revolución cultural, Radiación y razón: el impacto de la ciencia en una cultura del miedo, Física fundamental para sondeo e imagen”- escribe: “No entiendo por qué se continúa hablando de expandir la energía solar/eólica cuando no se pueden enviar. Eso significa que no funcionan, como ha demostrado el fracaso de Energiewende. Quizás porque nos han atenido engañados, por miedo a la guerra nuclear, durante las últimas décadas. La energía de las centrales nucleares genera gran cantidad de electricidad y otras energías, reduciendo la dependencia de los combustibles fósiles, ocupan bastante menos espacio que las renovables, es más barata, no produce gases de efecto invernadero, daña muy poco el medio ambiente con una ocupación de espacio menor. Se producen cada vez menos desechos radioactivos, o se utilizan tras una pequeña transformación en isótopos utilizados en medicina nuclear. Hago una pregunta para que se entienda bien ¿por qué países desarrollados ecológicos o con gran necesidad de energía barata la utilizan y sigue creciendo?”.

Si en lugar de exportar a los países africanos energías renovables les ayudaremos con pequeñas centrales nucleares e hídricas, muy probablemente el problema de África se resolvería más rápidamente; claro que Occidente perdería mucho en la explotación de minerales esenciales para la vida que tenemos actualmente.