Opinión

José Luis Outeiriño “in memoriam”

Opinión

José Luis Outeiriño “in memoriam”

Hace un año que nos dejó José Luis Outeiriño Rodríguez, “Pilís” para sus familiares y amigos. Yo tengo un recuerdo permanente de él, pues fuimos amigos durante casi 50 años. Fue mi mejor amigo, en el que siempre pude confiar. Siempre me escuchó, me ayudó, me aconsejó e hizo que me sintiera protegido y todo eso a cambio de nada, solamente de mi amistad. Por eso hoy, al recordarlo, me siento más triste y quiero expresar este sentimiento para compartirlo con sus familiares y amigos.

No hace falta exponer sus múltiples facetas y cualidades, intelectuales y humanas, como empresario, emprendedor, dinamizador y trabajador incansable, pues son de todos conocidas por sus obras e incluso publicadas. Yo solo quiero relatar mi relación con él, como ese amigo que merece mi reconocimiento y agradecimiento. Juntos pasamos muchas horas y muchos días juntos y siempre nos compenetramos y entendimos, en la felicidad y en la adversidad, pues sabíamos que no fallaría ninguno de los dos, sobre todo él.

Por eso como amigo quiero pedir para él tres cosas, que como ourensanos, aún le debemos, y pedir que se cumplan lo antes posible.

En primer lugar, el Ayuntamiento de San Cibrao das Viñas y el Polígono deberían poner su nombre a la calle 4, a la que José Luis llevó su empresa insignia La Región, para su recuerdo permanente. Su padre Alejandro ya tiene su calle en Ourense, en donde estuvo La Región hasta su traslado al Polígono.

En segundo lugar, quiero recordar que el Ayuntamiento de Pobra de Trives ya adoptó el acuerdo de dedicarle la calle o avenida principal de la Estación de Montaña Manzaneda, pero hasta ahora no se ha ejecutado este acuerdo plenario. Como fundador, promotor y gestor durante muchos años de la estación de esquí y montaña, a la que le dedicó mucho esfuerzo e inversión no recuperada y siempre defendió y ayudó, bien merece este reconocimiento. Y además, entre todos los beneficiados de este proyecto, colocar en sitio elegido de la Estación la placa con su efigie, encargada al escultor ourensano Acisclo Manzano, en recuerdo permanente y agradecimiento.

Por último, quiero destacar que si alguien ha merecido el título o distinción de “Ourensanía”, es José Luis Outeiriño, por su continua labor por y para Ourense y su provincia. Aunque a título póstumo, propongo que este reconocimiento se materialice y lo recojan sus hijos y herederos.

José Luis, descansa en paz.