Opinión

Cuidado, Jácome, ¡Tranquilo!

Opinión

Cuidado, Jácome, ¡Tranquilo!

En el Puente están esperando que se note de verdad la entrada de Jácome. Ya hay hasta quien mira si ya han empezado lo de la escalera mecánica que había prometido, para subir hasta la calle del Mercado y desde el Miño. Confieso que apenas lo traté personalmente. Pero estoy seguro que el alcalde sabe que pesa mucho en Ourense la margen derecha del Miño y no tardará meterle mano.

Más. Y que va a empezar por la llamada Plaza de Abastos, que fue uno de los motivos de discordia cuando estaba en la oposición. Pues veréis. Le diría al hijo de mi buen amigo Jolper, cuidado. ¡Tranquilo! Y es que ahora, que tengo tiempo para moverme por mi zona y hasta en el centro “en descapotable”- silla de ruedas eléctrica-, ando dándole vueltas a esa cuestión: Señor alcalde, ¿cree usted que de verdad en El Puente actual necesitamos una Plaza de Abastos clásica, cómo la que se piensa poner en funcionamiento allí?

Con tanto ímpetu entraba el alcalde meses atrás en este tema, que cuando mandaba su predecesor, pedía que le dejasen a él unas semanas para ponerla en marcha. Estos días yo he estado allí. Ví lo que hay en la planta superior: espacios para oficinas y para lectura y hasta para que gente mayor haga ejercicio. Actividad física para diferentes edades y hasta una instalación –por cierto, recortada sobre lo que antes tenía- y que ocupa la Asociación de Vecinos que logra mantenerse en activo. ¡Ah, y una oficina de Registro!

Y, por supuesto, por las amplias cristaleras, se veía abajo la tal Plaza de Abastos, con unos puestos construidos, rematados y dispuestos a ser ocupados. Pero que no se han tocado. ¿Por qué?

Con perdón, los tiempos han cambiado. La mayoría de las calles tienen su supermercado. Fruterías, pescaderías, carnicerías…En un espacio tan grande como ocupa ahora El Puente, están nuestras amas de casa dispuestas a llegarse hasta la posible Plaza de Abastos a realizar unas compras que tienen mucho más cerca?

Sin embargo, ya veis. Los miles de pontinos no tienen un lugar céntrico para sala de actos culturales, espectáculos, conciertos, que aporten lo que sólo hemos tenido a través de los años en ese lugar mientras existieron los cientos de butacas del cine Yago. Y hasta salimos del paso montones de veces con el salón parroquial. Tengo que contaros otro día lo que fuimos capaces de presentar allí.

Sí ya sé. ¿Cuántos miles de euros se han invertido en la obra que está realizada? Si se insiste en ello, ¿ llegará a ser rentable algún día? ¿De verdad solucionará algo? Hombre... algo, algo, lo que se dice algo…