Opinión

Centenario de la escuela alemana de Odenwald

Opinión

Centenario de la escuela alemana de Odenwald

El día 14 de abril de 1910 el pedagogo y maestro Paul Geheeb, con la ayuda de su esposa Edith, funda en la localidad germana de Ober-Hambach en Heppenheim, a mitad de camino de las ciudades de Darmstadt y Heidelberg, la denominada “Odenwaldschule”. Se cumplen, por tanto, los cien años de su creación en una extensa área cubierta de bosques y praderas. Con el tiempo se iba a convertir en la única de todo el movimiento europeo organizado de las escuelas nuevas, que puso en práctica los 30 principios educativos redactados por los representantes de las escuelas nuevas europeas en el Congreso de Calais de 1919. Ya en 1899 se había creado en Ginebra, por el pedagogo suizo Adolfo Ferrière, para coordinar todas estas escuelas, la “Oficina Internacional de las Escuelas Nuevas” (Bureau International des Écoles Nouvelles).

Puede considerarse la Odenwald como la más completa de todas las del movimiento pedagógico iniciado en Escocia por Cecil Reddie, al crear en 1889 su escuela de Abbotsholme. Movimiento que se extendió luego por todo el continente europeo, por América y por China e India, en Asia. Con 40 años, Geheeb crea esta escuela en el campo, siendo su primer local la casa que luego tomaría el nombre de Casa Goethe. Unos cuantos colaboradores y 14 alumnos, llamados camaradas, dan inicio a las actividades educativas. En los tres años siguientes se construyen las primeras viviendas y las casas escolares, que iban a llevar los nombres de Casas Herder, Fichte, Schiller y Humboldt. En 1915, 1918 y 1923, con compra o construcción, surgen las nuevas Casas Bach, Pestalozzi y Platón.

Hasta 1934 Odenwald aumenta sin parar en alumnos y espacios, culturales, deportivos y talleres variados. En este año Geheeb se exilia con su esposa en Suiza, escapando de la persecución de Hitler a sus personas y escuela. Allí, en la localidad de Hasliber Goldern, cerca de la ciudad de Lucerna, fundan la “Escuela de la Humanidad” (École d´Humanité), que como escuela internacional e intercultural, todavía funciona hoy. Igual que la de Odenwald, como escuela asociada de la Unesco. Que en los últimos tiempos, infelizmente, está siendo noticia por denuncias de algunos ex-alumnos, que comentan algunos excesos y abusos de docentes del internado. Lo que no debe empañar en modo alguno la categoría y los valores educativos del periodo histórico, con Geheeb de director, que va de 1910 a 1934.


GEHEEB, AMIGO DE TAGORE

En el viaje que hizo en 1930 Robindronath Tagore a Europa, y en concreto a Alemania, visitó a Paul Geheeb en Odenwald. A partir de este momento, en que ambos pedagogos se conocieron por primera vez, jamás abandonaron su amistad y estuvieron siempre en contacto. En muchos aspectos, la Odenwald y la Santiniketon, tienen muchos puntos en común, salvando unicamente el hecho de estar insertadas en contextos culturales y ambientales diferentes.

Fue el alumno de ambos, Aurobindo M. Bose, el que los puso en contacto y promovió la amistad. Aurobindo había sido alumno de Santiniketon ya en 1901, cuando se creó, y en 1927 visitó por primera vez la escuela de Odenwald. E incluso posteriormente la de la “Humanidad” en Suiza. Cuando Tagore viajaba a Alemania al primero que visitaba era a Geheeb . En las personalidades de los dos educadores existen muchas similitudes y semejanzas. La forma de ser y de pensar, la sensibilidad, el amor por la naturaleza, el aprecio por los niños, la serenidad, la importancia dada a la educación, la visión social de la escuela y el aprecio por las artes y la belleza, el teatro, la música, la poesía... El ideal de humanidad, la visión internacionalista, el logro de la paz perpetua, la procura del hombre universal, el amor por la ecología y los derechos humanos, la defensa de la igualdad entre el hombre y la mujer, son también ideas comunes de ambos. Por ello, sus escuelas tienen muchos puntos de contacto y una enorme coincidencia en los métodos, las estrategias didácticas y las actividades pedagógicas llevadas a la práctica.


PRINCIPIOS EDUCATIVO-DIDÁCTICOS DE LA ODENWALD

Formación de ciudadanos del mundo, para el entendimiento entre todos los pueblos y culturas.

Educación equilibrada y armónica, completa e integral.

Las dos maravillas de la creación son los niños y niñas y la naturaleza.

Coeducación de ambos sexos, principio fundamental y central para Geheeb.

Educación ética, fomentando la responsabilidad y el trabajo por la comunidad.

Educación estética: manualidades, dibujo, música, dominio instrumental (violín y piano), teatro y canto.

Contacto con la naturaleza, naturismo, jardinería, horticultura, paseos escolares y aire libre.

Importancia de la autonomía de los estudiantes. Funcionamento de una “Comunidad escolar”.

Educación para el entendimiento, pacifismo, cooperación y hermandad entre los pueblos, comunidad libre de naciones, interculturalismo y escuela de humanidad que se refleje en el aula.

Educación social, trabajo cooperativo y en grupos, educación para la ciudadanía.

Actividades de ocio y cultura o circumescolares: canto coral, concursos deportivos, festividades dedicadas a escritores y músicos, teatro, veladas, audiciones musicales, conciertos y excursiones.

Nota : Ver web de la Odenwald actual : www.odenwaldschule.de