Opinión

Estética y marketing

Opinión

Estética y marketing

Uno de los debates sociales de estos días, suscitados a causa de la incidencia de la pandemia del covid-19, se refiere al luto oficial, tal como ya hemos comentado en más de una ocasión. Pero es que la acción de tal duelo no se manifiesta exclusivamente a través de la expresión plástica de las banderas poniéndolas a media asta e incorporando -sólo en las de interior- un crespón negro colgado de la moharra o lanza del propio mástil.

Otra manera de visibilizar esta expresión de luto o dolor es a través de un complemento de nuestra ropa como es la corbata y que, como tal, se convierte en un elemento de comunicación fundamentalmente por medio del color o dibujos de la misma. Así, tal como establecen las pautas sociales de etiqueta, cuando se acude a un funeral, lo adecuado es que el hombre, si viste esta prenda, sea en tonos oscuros, como una muestra de respeto hacia la familia del finado, por lo que no es procedente llevarla en colores vivos y no tiene por qué ser necesariamente negra, que es la apropiada para los familiares.

Pues bien, como decimos, estos días se está debatiendo a propósito de las reticencias del Gobierno de España a declarar el luto nacional -cosa que anunció su presidente "en el momento en que la mayor parte de nuestro país esté en la fase 1 de la desescalada", aunque con tanto galimatías de fases por comunidades autónomas, ya no se sabe donde sitúa la adecuada para tal declaración-. Y mientras no se apruebe el correspondiente decreto que lo formalice, su máximo representante -recuerden, el presidente- en sus comparecencias públicas -tanto en el Congreso como en sus semanales alocuciones televisivas-, rechaza vestir corbatas en esos tonos marcadamente oscuros, a lo más, esporádicamente, lo hace con colores livianos. 

Mientras, los líderes representantes a las fuerzas políticas primordialmente del centro-derecha, esto es, Partido Popular, Vox o Ciudadanos, o el propio monarca visten corbatas apropiadas a una expresión de duelo, con lo que están patentizando un claro mensaje a la sociedad, pues reiteradamente están reclamando del Gobierno que apruebe tal declaración del luto oficial en el Estado y que ahora mismo es el único que falta, pues autonomías, ayuntamientos y diputaciones ya han hecho o están haciendo lo propio.

Así pues, a través del mensaje que se proporciona con el uso de la corbata, se está combinando la estética y el marketing y su exhibición, en este caso concreto, está acorde con la manifestación oficial de un luto que está reclamando todo un país. Cuando esto suceda, observaremos la indumentaria de nuestros gobernantes y asistiremos a una metamorfosis.