Opinión

Hispanidad, según Vargas Llosa

Opinión

Hispanidad, según Vargas Llosa

El rostro de Mario Vargas Llosa, el premio Nobel de Literatura, peruano de origen y también español por su voluntad, combina la belleza pétrea de los caciques andinos con los rasgos de los conquistadores: es el resultado del mestizaje de sus antepasados, la imagen de la Hispanidad.

Por eso lo que diga Vargas Llosa sobre el resultado histórico de la conquista de América por los españoles tiene más valor, además de por su talento como escritor y analista, que las diatribas de quienes que detestan aquella historia que cambió el mundo.

Acaba de publicar en numerosos periódicos de distintos países, un artículo sobre la Hispanidad, resultado de la llegada de los españoles a la actual América Latina para que sus pueblos, afirma, heredaran la cultura occidental, de Grecia, Roma, el Renacimiento y el Siglo de Oro y sus mejores tradiciones: los derechos humanos y la cultura de la libertad.

Resumiendo muchísimo un artículo que debería estudiarse en todos los colegios:

La conquista fue horrible, debe ser criticada, aunque también situada en su momento histórico. La enmarca “comparada con otras, que no fueron menos feroces, pero que, a diferencia de la que integró América al Occidente, no dejaron huella positiva alguna en los países conquistados”.

España fue el único imperio de su tiempo que permitió en su seno las más feroces críticas de aquella conquista y que se cuestionó a sí misma con un debate teológico sobre el derecho a imponer su autoridad y su religión, añade.

“Y no olvidemos que las peores matanzas de indígenas se cometieron, en países como Chile y Argentina, después de la independencia, a veces por gobernantes tan ilustres como Sarmiento, convencidos de que los indios eran un verdadero obstáculo para la modernización y prosperidad de América Latina”.