Verdadera historia catalana

Verdadera historia catalana

Esa Cataluña que presenta el separatismo nace de la creación de un imaginario falso pero grandioso cuyos creyentes se unen al nacionalismo porque les halaga sentirse más importantes que el resto de los españoles.

El filósofo y sociólogo catalán Javier Barraycoa ha dedicado seis libros a ese nacionalismo, el último “Eso no estaba en mi libro de historia de Cataluña”, recién editado por Alumuzara.

Profesor de Sociología en la Universidad de Barcelona durante 18 de sus 55 años y  ahora Titular de Ciencia política y sociología en la Universidad Abat Oliba también de Barcelona, Barraycoa demuestra que los catalanes participaron en la construcción de España con igual o más entusiasmo que el resto de sus compatriotas.

Se les ve luchando en las Navas de Tolosa, la batalla fundamental de la Reconquista, o en Lepanto, o en la aventura del Nuevo Mundo, incluso en el Oeste del actual EE.UU.

Pero con la intención de distinguirse de los otros españoles, y gracias a al crecimiento económico debido a esos clientes cautivos, adoptaron un complejo de superioridad que llevó a los nacionalistas a creerse el motor del mundo.

De ahí que los propios nacionalistas le digan que su nacionalismo “nada tiene que ver con la Historia, es simplemente una decisión de querer ser lo que queremos ser".

Por eso la imaginación sicodélica nacionalista, les dicta que ahora sean catalanes Colón, Rafael, el Gran Capitán, Santa Teresa, Cervantes y mil figuras más, españolas y mundiales.

El pan tumaca no es catalán, sino murciano, la barretina es un gorro-montera común en el mundo, la escudella es cocido como muchos, los toros son una fiesta tan catalana como andaluza...

Toda Cataluña es tan española como esa insolencia señoritil del falso hidalgo que se presenta como superior a los demás.