Chiringuitos, Sodoma y Gomorra

Chiringuitos, Sodoma y Gomorra

Uno no sabe si Sodoma es el PP y Gomorra el PSOE, o viceversa, pero el caso es que Jehová, que en este caso es el electorado, destruyó ambas ciudades con azufre y fuego, como amenaza hacer Vox.

Una creciente masa de electores, como Jehová, se hartó de la corrupción de los dos principales partidos, y ya veremos lo que pasa el 28 de abril en las elecciones generales.

Alerta: tras las recientes de Andalucía la coalición del PP y Ciudadanos, está rompiendo su promesa electoral de acabar con el pecado, la corrupción socialista de los chiringuitos de todo género, los primeros de ellos, precisamente, los de género.

El exmagistrado de familia y ahora diputado andaluz de Vox, Francisco Serrano, asegura que muchas de las Unidades de Valoración Integral de Violencia de Género están ocupadas por enchufados ideológicos socialistas sin capacitación.

Asegura que están en los equipos psicosociales que emiten dictámenes de valor jurídico para explotar económica y socialmente al Estado y a los varones demandados, con razón o sin ella.

El partido de la derecha dura –no ultraderecha, pues no es antisionista, ni violento, y es económicamente liberal-, que apoyó crear la coalición, quiere saber cuántos son, quienes, y la colegiación de los supuestos expertos que sospecha son encastrados durante las cuatro décadas del PSOE.

El sangrante caso de manipulación de una pobre mujer como Juana Rivas por Paqui Granados y similares feministas radicales pagadas por la Junta era lo suficientemente grave como para que PP y Ciudadanos investigaran sus chiringuitos de género antes de que lo exigiera Vox.

Pero ahora se niegan a hacerlo como si fueran cómplices del pasado, con lo que el fuego y el azufre de Jehová, los electores, puede arrasarlos como a Sodoma y Gomorra.