De Napoleón a Franco

De Napoleón a Franco

Los periodistas, sobre todo aquellos que se han especializado en medios en los que la imagen cuenta -como ocurre para entendernos, con la televisión- están sujetos, mucho más que los otros que se dedican a la escritura,  a los vaivenes de la fama, la estética y la fortuna. No basta para dar la cara en las pequeñas pantallas, con tener una preparación razonable, sino que se cruzan otros factores. Buena presencia, simpatía, proximidad, edad, desparpajo, habilidad en la lectura… María Rey, con muchos años de actividad y fama cimentada en la veteranía y en una actividad profesional larga y ancha, ha vuelto a asomar el rostro por sorpresa en la caja cuadrada desde las cámaras de Tele Madrid -la televisión perteneciente a la Comunidad Autónoma capitalina- y en estas pasadas festividades del 2 de Mayo ha metido el estoque hasta la bola y la pata hasta la ingle tras informar con carácter de primicia contra quién se levantaron los madrileños en aquella fecha histórica, precisamente la que  211 años  después, se ha convertido en la fiesta autonómica. Para Rey, no fue contra el francés y su emperador Napoleón, sino contra Franco. Citemos textualmente: “la Fiesta del 2 de mayo, que es ese homenaje a las víctimas de los caídos en aquella (sic) levantamiento contra las tropas de Franco”, una sucesión de disparates de todos los tamaños, que adquiere una mayor gravedad si se tiene en cuenta que su medio transmisor es precisamente la cadena cuyo titular es la comunidad celebrante.

Es verdad que todo el mundo comete errores, que todos los periodistas hemos metido el zanco en un momento dado como todos los porteros de fútbol se han tragado algo vez un gol que no se lo meten ni al portero de su casa, pero este es un caso más cruel, y el patinazo de María Rey adquiere una cierta relevancia por las circunstancias en que se produce.

Mi pregunta creo, viene al caso. ¿Improvisó la veterana presentadora viguesa, o las barbaridades que llegaron a su boca estaban redactadas previamente por unos guionistas que escriben los contenidos del programa? Si ella decidió actuar por libre, ella habrá de responder sola de sus errores. Si se limitó a leer lo que le han puesto los otros, el desconocimiento se comparte. Tan ignorantes de la historia  de la comunidad a la que sirven son los unos como la otra. Y nadie ha levantado un dedo para ver por qué pasa lo que pasa. Bendita ignorancia.